domingo, 19 agosto 2018
01:02
h. Última Actualización

Historia y grillete

12 ago 2018 / 00:01

    Hay una historia de cepos, grillos, esposas y grilletes, antigua, moderna y posmoderna. Con su uso se señalan procesos de apresamiento, culpabilidad o posible implicación en diferentes hechos relacionados con delitos contra la sociedad, la propiedad, el Estado y los particulares.

    Cada momento histórico ha dado sentido a su uso. Cuando eran apresados los libres pensadores en cárceles y mazmorras, los regímenes despóticos les pusieron cepos y grilletes como medida represiva. A varios hombres y mujeres les fueron impuestos abusivamente: Galileo Galilei, Giordano Bruno, Juana de Arco, Francisco de Miranda, Miguel Hernández, Rosa Parks, etc. Otros, que los merecían, los eludieron: Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet, Videla, Chávez. Hoy, Maduro, Ortega, etc. Aunque la sociedad pedía y pide que se los impongan. Ahora se los modernizó. La nueva tecnología suprimió las pesadas cadenas y los grilletes anteriores. En la última década el Ecuador adquirió los modernos para descongestionar las cárceles y vigilar con “libertad condicionada” a los delincuentes.

    En el país existían personas a quienes injustamente se los impusieron. Los casos de Villavicencio y del diputado Jiménez son emblemáticos. Fueron juzgados y sentenciados simplemente por denunciar la corrupción. La sociedad democrática dijo que tal hecho era, aparte de injusto, humillante. Se lo hizo para golpear y debilitar la fuerza moral de esos dos dirigentes populares por dar a conocer hechos de corrupción del anterior gobierno.

    Pero asimismo, un amplio sector de la colectividad pedía que les fueran impuestos a algunos funcionarios implicados en corrupción. Por eso ahora que una jueza ha decidido ponérselo a un déspota, niño bien y engreído del correato, el Ecuador profundo dice: “la justicia tarda, pero llega”. Dios a veces trae la reivindicación del pueblo aunque sea tarde. Quienes recuerdan a ese exfuncionario en su modo de tratar a los ciudadanos, hoy dicen: “Bien hecho, se lo merecía”.

    Sea lo que fuere, lo cierto es que el grillete tiene su historia, como también quienes lo han merecido o no. Este ejercicio no es otra cosa que una exposición de la necesidad urgente de repensar la justicia en el país.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA