Harakiri

10 jun 2019 / 19:35

    En 1976, cuando estábamos bajo un régimen de dictadura militar, se firmó el primer contrato para la construcción del proyecto hidroeléctrico Paute. La obra alumbró al país desde 1983 y su construcción estuvo a cargo de las firmas Entrecanales, española, y la italiana Impregilo. Por ahora no comentaré las aventuras de aquel genio ingeniero azuayo que ideó el proyecto, tan solo escribiré que 36 años después sigue funcionando muy bien. El país dependió en un momento casi en el 70 % de la energía eléctrica que consumía en un solo proyecto, y salvo por los estiajes y la erosión de la cuenca del río Paute, hoy seguimos recibiendo energía de ahí. No quiero imaginar qué hubiera pasado si este proyecto se construía con los estándares de Coca Codo o peor aún, con los del proyecto San Francisco, solo para citar dos ejemplos.

    A costos infinitamente más altos por kilovatio, esos proyectos dieron problemas desde el primer día, y tampoco me referiré hoy al manto turbio que los envuelve. ¿Será un tema de talento de personas, de procesos de contratación, de controles o propósitos?

    Un tema parecido ocurrió hace pocos días con la ciclovía de vía a la Costa. Se realizó un asfaltado innecesario en algunos tramos que estaban perfectos, como el de Puerto Azul al peaje; además, el trabajo fue tan mal hecho, que al no habérsele siquiera pasado un rodillo, la superficie resultante quedó rugosa, generando la queja de todos los ciclistas. ¿Por qué se gastó dinero en un trabajo innecesario y pésimamente hecho desde el punto de vista técnico? Creo que en el fondo es un tema de valores personales, empresariales y nacionales. Debemos tener la actitud y voluntad de hacer bien las cosas o simplemente no hacerlas. Estos cuantos ejemplos me recuerdan que hace pocos días el ministro de Energía de Japón se inclinó reverente por 20 minutos, como muestra de culpa, luego de que su sistema de electricidad sufrió un colapso de igual tiempo. ¿Cuántos años deberían inclinarse a pedir perdón quienes tuvieron a su cargo la obra pública con desastres, atrasos y robos? Quizá sea mejor que pasen directo al harakiri.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA