Guayaquil y el Estado

01 sep 2019 / 00:01

    La ciudad-puerto-región históricamente tiene y mantiene una particular relación con el Estado. Los hechos y evidencias dicen que es encuentro y desencuentro. Esto se reduce a una frase: Guayaquil es libre e indómita frente al culto estatista. Tiene una sostenida actitud y praxis social de ser una sociedad de identidad no estatista. Así lo dice su historia.

    La primera resistencia fue al Estado inca, cuando enviaron funcionarios (orejones) que comunicaban el control-dominio a punaes, daules, huancavilcas, chonos, etc. Cronistas del siglo XVI dicen que los orejones fueron rechazados. Los punaes los decapitaron y devolvieron sus cabezas al inca. Esta actitud lo decía todo.

    Luego vendrán los encuentros y conflictos con el Estado colonial, con una larga historia de contradicciones, problemas, resistencias, rechazos, insubordinación y luchas. La causa: los tributos, gravámenes, impuestos y el monopolio que impedía el libre comercio del cacao. Lo combatió de distintas formas y métodos. Una fue por la vía del contrabando. Así envió miles de cargas de cacao en barcos ingleses y norteamericanos a Centroamérica y México.

    También hubo rechazo y lucha continua a los altos derechos aduaneros a exportaciones e importaciones que imponía la monarquía. Cuando estos se incrementaron fue una de las razones de la Revolución octubrina de 1820. Luego enfrentó y combatió (1824, 1827) al centralismo de Bolívar y del Estado colombiano (1822-1830).

    En la república (1830) propuso y dio pasos concretos para crear una estructura cuasifederal, compuesta por los departamentos de: Quito, Guayaquil y Cuenca. En esa primera Constituyente y su texto, tuvieron un rol importante la relación-unidad de los diputados guayaquileños y azuayos que rechazaban las políticas y prácticas centralistas. Constantemente Olmedo, Rocafuerte, Aguirre Abad, Pedro Carbo, etc., tuvieron posiciones y prácticas opositoras al Estado centralista y sus acciones. En todo el siglo XX hay sucesivos hechos, procesos y eventos históricos de oposición a las políticas centralistas y estatistas. Por eso Guayaquil tiene social y políticamente en su ADN disposición y acción de defensa de la sociedad local-provincial-regional. Eso dice su larga historia.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA