Greta, Meche y Alvarito

27 sep 2019 / 00:01

    Me encanta la facilidad discursiva de algunas personas, en la que promesas y decepciones se mezclan con un poquito de locura. No los voy a criticar, pero qué fácil son las palabras cuando te las escriben y no te responsabilizas éticamente de lo que has comunicado, como en el caso de Meche. Como cuando uno se pone en esa posición de hacer sentir a los ciudadanos que tienen en la Asamblea personas con opiniones progresistas, de derecho, que toman decisiones con pasión, convenciéndonos; y a las finales se van a Miami y dejan todo en un limbo. Es un doble discurso donde la pasión llega hasta que no me incomode. Greta hace rato me parece una joven manipulada con derechos, por su condición, y manejada de tal modo que crea más confusión que logro de soluciones. Ella puntualizó que el dinero nos está destruyendo, cuando ella lo utiliza también para su propósito. Me parece que la humanidad quiere buscar un nuevo Dios, como en El rey león, cuando Mufasa eleva a su hijo Simba, el salvador. Esas reuniones mundiales no sirven para nada, se toman fotos, firman acuerdos, vuelven a tomarse fotos, hablan del cambio climático y al final se van a los mejores restaurantes a comer carne y seguir hablando durante la cena de que la Amazonía sigue en llamas y que las emisiones de CO2 están a niveles alarmantes. El mundo necesita personas reales, que logren cambios reales, no acuerdos que quedan solo en papel. Nosotros debemos cambiar nuestros hábitos de consumo y eso se hace con educación y normas estrictas para la industria, el comercio y la extracción de recursos naturales. ¿De qué sirve en Ecuador un experto en hidroeléctricas si en pocos años nos vamos a quedar sin agua? Seguimos promoviendo el turismo cuando en las costas ecuatorianas descargan aguas servidas al mar. ¿Y Alvarito, con su idea de la nueva América? Ya se ha tratado muchas veces de hacerlo, pero cada gobernante de turno lo interpreta a su manera porque el poder los aturde y el egoísmo los ciega. Quedando el concepto de la unión de Latinoamérica y el Caribe en solo una idea. Por lo menos Alvarito es divertido, inofensivo, los otros no. Mientras tanto los bosques se siguen quemando, la minería y las fábricas siguen contaminando y cada día somos más. Más acciones y menos palabras.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA