martes, 14 agosto 2018
08:14
h. Última Actualización

Función social del empresario

14 jun 2018 / 00:00

    Quien “produce”, trabaja. Gana réditos económicos. Pero no todo el que “trabaja”, “produce”. Gana sueldo o salario. Ambos son vitales para la vida económica y social. Y los vendedores ambulantes (sin profesión, empleo privado o burocrático), taxistas, tenderos, son empresarios que negocian en la calle. Satisfacen necesidades diarias de la población.

    “Producen” bienes y servicios. Crean “valor agregado” para lograr un beneficio (lucrar). Generan riqueza, transforman o transportan bienes y personas. Les agregan “utilidad” y “valor”. Crean el mercado (“oferta”), que no es solo un sitio donde se “demandan” sus productos. Una compraventa y un servicio son ya “un mercado”. Ponen imaginación, creatividad, esfuerzos inauditos. Crean relación amigable. Nadie pierde. Innovan y trasforman. Enfrentan riesgos e incertidumbres. Algunos invierten su exiguo capital. Estimulan sus utilidades y las de otros. Su oferta atiende al bien común. “Ahorran” para la escasez y las crisis. Hacen reservas para depreciación. Demandan “crédito” de capital de trabajo (finanzas) para producir, transformar, almacenar, transportar. Muchos dependen de chulqueros. La “función social del empresario” grande, mediano o pequeño atiende las “demandas” de la gente y satisface sus necesidades. Es una relación “ganar-ganar”.

    Si el gobierno no es burocrático y mantiene honradez en entes jurídicos, judiciales y policiales, garantiza la seguridad y reconoce los derechos de propiedad. Evita la violencia y monopolios que entorpecen la producción agrícola, industrial y comercial. La usura, los “intereses” leoninos (nulos “ipso-jure”), los impuestos (progresivo, aduana, aranceles, salvaguardias, etc.) y los engorrosos trámites, elevan costos de producción y precios. Causan especulación, carestía, escasez, desabastecimiento y mercado “negro”.

    El gasto público excesivo y dispendioso, en 10 años, produjo inflación que colapsó la demanda. La corrupción fiscal robó liquidez. Vivimos en deflación. Hay que abrir el país a la “competencia” para mejorar los precios y lograr abundancia.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA