Especuladores

17 feb 2018 / 00:00

    Una vez pasado el ruido toca desnudar las falacias sobre las que fue impuesta a la fuerza aquella arma política de destrucción masiva llamada Ley de Plusvalía. Con el voto popular e ideas claras, habrá quedado enterrado para siempre este absurdo tema.

    Desconoció Correa ensimismado como estaba, que “Ecuador ya cambió” y que el electorado que compró su conflictividad de clases en 2006 ya no respondía al mismo condicionamiento en 2015, cuando anuncio por primera vez la ley.

    Su apuesta por decirle a la gente que los precios de la tierra y las viviendas son fijados por especuladores coincidía con el discurso chavista y se mostró limitado. Como el precio promedio de la vivienda en Ecuador creció en esta década a un ritmo menor que la inflación, gracias a la oferta creciente en los rangos más bajos de precio, los masivos, la premisa de la ley era falaz. Aunque por su volumen no afectan el promedio sectorial, los rangos de precio alto, aquellos en los que el precio ofrece diferenciación, deben haber confundido a algunos.

    Los políticos crean héroes y villanos para quedarse con el primer papel. Pero la verdad sobre la especulación es otra.

    Cuando el Estado y los municipios incrementan los impuestos y las normas técnicas, ¿abaratan la vivienda? No. Pueden producir mejores viviendas y más caras, sí, pero no resuelven el problema: más viviendas más económicas ya.

    Cuando un municipio como el de la capital se toma hasta 5 años para aprobar proyectos masivos, ¿está contribuyendo a paliar el déficit? ¿Ganan algo los hogares y la ciudad que hasta mientras deben recurrir a la informalidad o al hacinamiento?

    El inmueble construido hoy que pudo hacerse con precios y salarios de hace varios años, ¿será más caro o más barato? Cuando el Estado es el mayor acaparador de tierra del país y la tramitología municipal el mayor freno para incrementar la oferta formal, ¿quiénes son los verdaderos especuladores?

    Es hora de desnudar a quienes venden normativa, burocracia e impuestos para vivir a costa del ciudadano de a pie, creando leyes falaces como la de plusvalía.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA