Enjuícienla

01 may 2019 / 00:01

    La trayectoria de la excanciller María Fernanda Espinosa, constituye una afrenta y burla para nosotros, que hemos sido utilizados, y seguimos siéndolo, para satisfacer sus propósitos personales y promocionales.

    Su gestión en el Ecuador representa un insulto para los ecuatorianos que habiendo sido asaltados inmisericordemente durante una década por gran parte de los integrantes del tsunami socialista del siglo XXI, continuamos siéndolo al habérsenos obligado a hacer un importante egreso de divisas para sostenerla a ella y su equipo de apoyo.

    Lo que debemos pagar es sin duda para nuestra economía una cifra en extremo importante, que corresponde por remuneraciones a $184.170,32; gastos de representación $ 31.688,72; gastos de traslado $ 50.952,56; arriendo de vivienda $ 238.100; gastos de retorno $ 6.000,00; y salarios de 2 funcionarios a su cargo $ 241.570,40, todo lo cual asciende a un valor de $ 752.482,40, que serán devengados desde agosto del 2018 a septiembre de 2019.

    Ella carga además una ‘jettatura’ por el descuido en la atención a la frontera norte, su impavidez ante los problemas limítrofes, la pésima gestión de los radares inservibles y la cantidad de desplazamientos en “bien del país” que parecían viajes de promoción personal en pro de su candidatura para la Asamblea de la ONU.

    La parte más oscura de su gestión fue lo correspondiente al ‘affaire’ Assange, a quien vendió la bandera, transformándolo en ciudadano ecuatoriano residente en Chaupicruz y culminando el sainete político-diplomático, al convertir a este pirata y delincuente cibernético en funcionario consular ecuatoriano para librarlo de la justicia.

    Resulta penoso escuchar a ciertos asambleístas defenderla frente a la opción de juicio político, guardando un silencio culposo frente a una serie de hechos punibles desde todo punto de vista, demostrando cuán poderoso es el peso de la década pasada, que tuvo el poder de callarlos y volverlos totalmente indiferentes a los latrocinios y desvergüenzas cometidas por quien ejercía el poder de manera dolosa y dictatorial. ¡Abajo privilegios y canonjías!

    Y sigo andando...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA