El voto y la pensión

25 abr 2019 / 00:01

    Están suscitándose espacios de análisis sobre la posibilidad de retirarle a los expresidentes del país la pensión vitalicia que reciben después de terminar su periodo presidencial. He escuchado motivaciones varias, sin embargo, casi todas giran alrededor del desagrado personal o sospechas de corrupción.

    ¿Pero, quiénes han sido los votantes del Ecuador?

    Han sido quienes se entregaron a Bucaram con una campaña política alrededor del baile ‘rockero’ de los sesenta y cantando con Los Iracundos. Luego, aunque no llegó a ganar, un buen número de votantes premió a Álvaro Noboa al ofrecerse como el gran empleador y jurando sus promesas arrodillado con un rosario en el pecho, casi en éxtasis espiritual. Con ese mismo placer sensorial se exhibía Correa Delgado, hoy prófugo de la justicia ecuatoriana, cuando daba correazos anunciando su lucha contra los enemigos del pueblo. Y el pueblo caía, casi de rodillas, cautivo a esas promesas.

    Hace casi dos años lo volvieron a favorecer endosándole los votos a Moreno, quien para algunos se despertó del hipnotismo de la secta y empezó a deshacerse de varios personajes corruptos. Para otros, lo ha hecho para adquirir algo de estabilidad política que le permita terminar su período.

    Todo esto sucede gracias a los votantes. ¿Acaso no sabemos que se estudia poco y no analizamos el voto? ¿Qué tipo de formación e información la sociedad pide y a su vez se le da?

    Para castigar a un mal presidente, nos agrade o no, la única forma ética que tenemos es la vigilancia permanente y la valentía para reclamar a quien le damos el voto. ¡Y aquí señores y señoras, en los últimos años no ha pasado nada! Se llevaron todo delante de nosotros y de nuestra parte: silencio. Exigir una justicia con debido proceso y sin dilaciones a ese exservidor es el camino eficaz y justo.

    ¿Y qué pasaría si por votar mal tantos años seguidos nos quitaran alguno de nuestros derechos?

    No es tan fácil suspender la pensión de los expresidentes. No es tan ético olvidarnos de lo que hemos construido como sociedad con el voto que dimos o con el silencio.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA