El enfrentamiento entre EE. UU. e Irán

02 jun 2019 / 00:00

Aunque Irán está en el Medio Oriente, bastante alejado de Latinoamérica, un posible enfrentamiento entre Estados Unidos y ese país va a afectar a buena parte del mundo, pues tiene el control de estrecho de Ormuz, por donde pasan los transportes que conducen por lo menos un cincuenta por ciento del petróleo que utilizan los Estados.

Irán, también llamado Persia, oficialmente la República Islámica de Irán, es un país en Asia occidental con más de 81 millones de habitantes. Su territorio abarca 1. 648,195 km 2 lo que lo convierte en el segundo país más grande de Medio Oriente.

Su ubicación central en Eurasia y Asia occidental, y su proximidad al estrecho de Ormuz , le dan importancia geoestratégica. Teherán es la capital, la ciudad más grande y el principal centro económico y cultural.

El problema planteado por Donald Trump para imponer sanciones a Irán se debe a que su antecesor Barack Obama suscribió, luego de 4 años de discusiones, concretar lo que se llamó un Plan Integral de Acción Conjunta, junto con el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania para asegurarse de que Irán no produciría la bomba atómica. Trump decidió retirar a Estados Unidos de este acuerdo por tener datos de que Irán no lo había cumplido y que seguía impulsando la elaboración de las armas nucleares.

Al anunciar su salida del pacto, el mandatario informó que serán reinstauradas sanciones económicas al más alto nivel. “Cualquier nación que ayude a Irán en su propósito de tener armas nucleares también podría ser fuertemente sancionada por Estados Unidos.

“El país no será rehén de un chantaje nuclear”, afirmó Trump en su anuncio televisado. El presidente dijo que el presupuesto militar iraní ha aumentado 40 %, una aparente prueba de su continuada política armamentista.

La opinión de Irán. Irán no vio la decisión de Trump con buenos ojos. El presidente Hasán Rohaní la catalogó como una “guerra psicológica” al hablar en la televisión estatal. Dijo que desea discutir el anuncio con sus aliados europeos, rusos y chinos, pero que se mantendrá en el acuerdo nuclear y que Teherán está dispuesto a retomar sus actividades nucleares tras consultar con el resto de miembros del pacto.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo estar “profundamente preocupado” no solo por el anuncio del retiro sino por la reimposición de sanciones.

La Casa Blanca alega que Irán continúa desarrollando en secreto su tecnología de misiles y que sigue apoyando “el terrorismo internacional”, al suplir armas y hombres a la guerrilla del Hizbulá, que opera en Siria y Líbano, además de ser acusado de apoyar a grupos como Al-Qaeda y Hamás. Actualmente el valor del mercado a futuro por barril bordea los $ 70 dólares, el nivel más alto en los últimos tres años.

No está claro aún cómo la decisión de Trump impactará al mercado y cuán considerable sea la disminución en las exportaciones iraníes.

Actualmente, los mayores importadores de crudo iraní son China, con más de 600.000 barriles por día, seguido por India, con cerca de 500.000; Corea del Sur, con más de 300.000 y Turquía, con cerca de 180.000.

Al salir del acuerdo, el gobierno de Trump debe estar preparado para imponer sanciones, coordinar estrategias con sus aliados en Medio Oriente y preparar las fuerzas militares para estar listos para cualquier tipo de respuesta de los iraníes y minimizar cualquier amenaza de los iraníes, una posibilidad de por sí muy remota.

“El escenario más probable es que nada cambie al principio. El comportamiento de Irán en el pasado es perseguir el progreso graduado sobre su programa nuclear. Si van muy rápido en la carrera por desarrollar un arma nuclear perderán el apoyo de la comunidad, a largo plazo Estados Unidos cortará la mayoría del comercio con Irán.

En ese punto deberán decidir si renegocian un nuevo acuerdo, con otras concesiones, o toman una actitud más agresiva en su carrera armamentista”.

Durante todo este tiempo han existido muchos movimientos militares por parte de Estados Unidos, como el despliegue del USS Abraham Lincoln, un portaaviones nuclear a escasos kilómetros de Ormuz, aunque se considera que si Irán trata de cerrar ese estrecho su propio país se perjudicaría.

A Estados Unidos no le afecta porque se autoabastece de petróleo. Por otro lado, la Unión Europea no está muy de acuerdo en romper los lazos comerciales con Irán. Sin embargo, muchos de los países árabes, desde Arabia Saudita, son enemigos declarados. Las guerras verbales se han desatado. Irán quiere su poder atómico para acabar con Israel y Trump dice que está decidido a hacer desaparecer a Irán.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA