El agente “Buitrón”

12 sep 2018 / 00:00

    Los últimos accidentes de tránsito ocurridos en carreteras del país dejando decenas de muertos y heridos, me recuerda y a eso responde el título de este artículo, la parodia que en un programa televisivo realizaba el grupo de comediantes ‘Vivos’, satirizando la actitud de ciertos agentes de tránsito que, lejos de cumplir con su deber, extorsionaban a los conductores solicitando coimas para librarlos de alguna sanción por una real o supuesta infracción de tránsito.

    La decisión de las autoridades nacional y municipal de Guayaquil de exigir revisiones técnicas a los vehículos de transporte público, es una buena medida si paralelamente se inicia también en ciudades y carreteras, una honesta vigilancia por parte de los agentes de tránsito controlando: excesos de velocidad, rebasamiento en lugares no permitidos, impidiendo a conductores de buses que expongan a sus ocupantes por adelantarse a buses de otras cooperativas y ganar pasajeros; en definitiva que actúen dentro del ámbito de sus deberes y atribuciones, sin buscar beneficiar o perjudicar a nadie.

    De nada sirven vehículos en buenas condiciones si no son conducidos por choferes responsables, con alguna pericia. El aumento progresivo de vehículos y conductores inexpertos impone una buena formación del agente de tránsito, sabiendo que existen escuelas de conducción que por negocio, confieren certificados de aprobación de cursos de manejo otorgando licencias profesionales. Lo deseable sería impartir módulos de capacitación vial desde los colegios, municipalidades construyendo parques didácticos, la ANT invirtiendo en capacitación a choferes de transporte público. La vigente ley de tránsito impone multas elevadas e incluso llega hasta la privación de la libertad, sanciones que en la parte económica son exageradas y de otra parte, atentatorias a garantías fundamentales cuando afectan el derecho a la libertad. La vigencia de una ley drástica en sanciones, en vez de ayudar a disminuir infracciones estimula “arreglos directos” entre el agente de tránsito y el infractor, prestándose incluso para chantajes a personas inocentes.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA