Educación cívica. ¿Cómo?

08 mar 2019 / 00:00

    Leo, percibo y comparto la alarma creciente frente al cáncer de la corrupción en Ecuador y la ansiedad de extirparlo.

    Aumentan en los medios sugerencias de reincorporar en las mallas de estudio las asignaturas de cívica, valores patrios, moral, buenas costumbres... ¡y con premura...! ¡Ya, ya! Comparto estas opiniones, no obstante, ¡actuemos y pensemos sin precipitaciones!

    Esta corrosiva patología es compleja y analizable desde perspectivas filosóficas, psicológicas, políticas, antropológicas y criminológicas, entre otras.

    En el pasado los modelos se concretaron en torno a una visión restringida de “educación cívica”. Una suerte de catecismo laico, impuesto verticalmente y sujeto a la memorización y la repetición. A esto se deben agregar momentos de exaltación patriótica.

    Para los niños y jóvenes de hoy este enfoque pierde, en ocasiones, su significado, convirtiéndose en una rutina de veneración, que no deja la impronta esperada ni se generaliza posteriormente en comportamientos ciudadanos íntegros, responsables y participativos. Debemos indagar por qué estamos en plena mutación sobre las comprensiones, sobre la formación de las dimensiones éticas y morales de los seres humanos.

    De acuerdo a algunos investigadores, es en los llamados “textos vivos”, es decir la misma vida de los maestros, donde estaría una de las plataformas más importantes para construir el carácter moral de la comunidad educativa.

    La formación ciudadana y de valores es un desafío complejo y nos demanda un cambio paradigmático en las visiones que tenemos del sistema educativo, su integridad, sus valores, sus normativas, sus dinámicas y en la naturaleza de la relación entre alumnos, maestros y el contexto escolar en su conjunto. No se agota, por lo tanto, con la presencia de ciudadanía y valores en el currículo escolar en cualquiera de sus modalidades de incorporación.

    Contextualizaremos próximamente una nueva mirada holística/sistémica que nos lleve a la integridad pública en la sociedad en su conjunto, más constructiva y eficiente frente a la corrupción.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA