Cynthia Viteri Jiménez

28 mar 2019 / 00:00

    El triunfo de Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil, garantiza que la ciudad “del río y del estero”, con buen equipo de concejales, mantendrá su progreso por la estrategia de desarrollo iniciada por León Febres-Cordero Ribadeneyra y continuada por Jaime Nebot Saadi.

    27 años de rehabilitación, organización y crecimiento convierten a Guayaquil en ejemplo para Ecuador y América Latina.

    De puerto sin destino, invadido por filibusteros de la política, ahora tiene el orgullo de ser “más ciudad”.

    Abre sus brazos a ecuatorianos y extranjeros que buscan calidad de vida, producción, educación y bienestar para ellos y sus familias. Quieren hacer negocios. Comprar, vender y ahorrar. La fórmula del 85 % para inversión en obras y el 15 % para administración es superior. Más inversión y menos deudas. Créditos a largo plazo, bajas tasas de interés y colaboración de ciudadanos y empresas aúpan este “modelo de desarrollo” que Correa y su pandilla intentaron destruir. Moreno hace bien impidiendo que el prófugo perturbe. Pero, sus políticas carecen de lógica económica. La burocracia dorada sigue voraz e intocable. La Carta de Intención al FMI dice “proteger (¿?) la dolarización”. Falacia, pues emitir “bonos basura” (deudas) genera más inflación, desempleo y pobreza. En 3 años gastarán US$ 25.070 millones y necesitarán US$ 9.868 millones en financiamiento. No habrá deuda interna. Destruye el ahorro. Para mantener el derroche e indisciplina fiscal pretende devaluar (¿?). El gobierno sigue quebrado. Imposible ajustar 5 % del PIB sin ingresos nuevos. Grave error aumentar IVA y eliminar “subsidios”.

    El centralismo genera peculados y delitos. Edificios “elegantes”, fastuosas carreteras y onerosas obras de infraestructura se derrumban con lluvias normales.

    Solución: copiar a Guayaquil y abrir el país a la competencia, inversión de riesgo, impuesto único, cerrar aduanas y romper monopolios públicos y privados. Sin producción no hay productividad. Ni competitividad sin competencia. La “soberanía estatal” es el mito de los monopolios burocráticos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA