Corte Penal

15 sep 2018 / 00:00

    Esta semana Estados Unidos amenazó a todo el sistema de la Corte Penal Internacional, a sus jueces y fiscales y a los Estados más activos en su funcionamiento, con retaliar si los miran mal.

    Esto pasa porque el fiscal Fatou Bensouda de la Corte, advirtió en noviembre 2017 que la Corte empezaría a mirar eventuales delitos de guerra cometidos en Afganistán. John Bolton, el flemático Consejero de Seguridad Nacional de Trump -y que antes lo fue de Bush-, respondió de inmediato y de forma poco común en las relaciones internacionales y la diplomacia.

    Si persiste la Corte en su intención, amenazó Bolton, Estados Unidos congelará cuentas, usará la extraterritorialidad de su sistema judicial, retaliará financieramente, así como denunciará públicamente a sus detractores.

    Hay que resaltar aquí que Estados Unidos es parte -junto a Rusia y China y otros más- de los países que no han ratificado el tratado de Roma, aquel que instituye la Corte Penal Internacional y que somete a los Estados a su competencia, por encima de sus legislaciones más estrictas, incluso limitando la protección de sus ciudadanos.

    Cuando Bolton califica de “ineficaz, irresponsable y francamente peligrosa” a la Corte, se está refiriendo al único tribunal que trata derechos de lesa humanidad, crímenes de guerra y otros delitos atroces a nivel supra nacional; es, en fin, el recurso de última instancia global en materia de derechos humanos. Tengo la impresión que las víctimas de genocidios en África y en los Balcanes, como todos los pueblos que se solidarizaron con esa gente en su momento, piensan distinto.

    Si una corte como esta debe existir, si sirve al avance de la civilización, o si puede o no procesar atrocidades cada vez más evidentes para el ciudadano de a pie gracias a los medios modernos, aún estando claro que sus competencias no atañen actualmente a los estadounidenses, es una discusión importante que trasciende los calificativos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA