martes, 14 agosto 2018
13:38
h. Última Actualización

Complot en salud (II)

13 jun 2018 / 00:01

    En uno de mis editoriales hice hincapié en el hecho de que en las alturas miran a los costeños como bichos raros y frecuentemente los apostrofan denominándolos vagos, alharaquientos, incultos, etc.

    En varias oportunidades mencioné al trío Lotama, conformado por funcionarios del MSP, que lucharon a brazo partido para destruir al Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical Leopoldo Izquieta Pérez (INH), ambición lograda durante el gobierno del que se fue y que ha tenido consecuencias funestas en materia de investigación, elaboración de productos biológicos, estudios analíticos y apoyo a las acciones de salud en el país.

    Uno de los puntos de choque fue el Registro Sanitario, pieza vorazmente apetecida en las alturas por los valores que recaudaba y que funcionó siempre en Guayaquil en el INH, bajo una metodología rígida y procedimientos éticos, idóneos y absolutamente honestos.

    Desaparece el INH y nace la Arcsa - Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria, que se encargaría de la tramitación de los registros sanitarios, y se instaló en Quito.

    En un acto de reparación parcial, se traslada su sede a Guayaquil, en donde ha estado funcionando hasta la fecha de manera absolutamente correcta y técnica, satisfaciendo adecuadamente las necesidades de los usuarios.

    Pero la termita del regionalismo es poderosa y horada sin piedad decisiones y voluntades, escuchándose fuertemente que en poco tiempo volverá a ser trasladada a Quito y ubicada en la plataforma gubernamental.

    Los kikuyos, encabezados por la ministra de Salud, no se han detenido a pensar en el elevado costo de un nuevo retraslado a Quito de sus instalaciones, las cuales están funcionando apropiadamente en esta ciudad. Incluso son capaces de convencer al señor presidente de lo conveniente de esta reubicación y él, confiando en la ministra, que debió haber sido cambiada ya, podría caer en tan ingeniosa trampa.

    El señor presidente cree que la oposición es destructora y está equivocado, ya que algunos de quienes la conformamos somos ciudadanos que pensamos única y permanentemente en el bienestar del Ecuador ¡No se deje engañar!

    Y sigo andando...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA