lunes, 20 agosto 2018
23:18
h. Última Actualización

Comiendo caníbales

15 may 2018 / 00:00

    El miércoles 9 de mayo pasado se produjo el primer “impasse” en el marco de las decisiones del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Transición (Cpccs-T). Cuando se efectuó la votación para decidir si se evaluaría la gestión de los integrantes de la Corte Constitucional, el doctor Xavier Zavala votó en contra, razonando su voto en el artículo 208 de la Constitución, donde constan con precisión los dignatarios de las entidades que son designados por el organismo. De la lectura simple de la pregunta que constó en la Consulta Popular, tanto como del anexo a dicha pregunta, que reza en la parte pertinente: “El Consejo en transición evaluará el desempeño de las autoridades designadas por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social cesado...”, por ningún lado consta la facultad del Cpccs-T para evaluar a los jueces constitucionales, o peor aún, en caso en que lo decidieran, cesarlos en sus funciones.

    Esta no es una discusión sobre la solvencia ética o profesional de los mencionados jueces, pues evidencia, y no poca, hay de que algunos de sus actos son cuestionables. Ya hace pocos días Eduardo Carmigniani en su columna de Expreso bajo el título ¿Impunidad “constitucional”? evidenció las atrocidades jurídicas que han promovido últimamente, pero aun aquel proceder no justifica la violación de las leyes, de la Constitución y del mandato expreso que le confirieron los votantes a los consejeros temporales.

    La popularidad de la gestión no es un cheque en blanco para hacer lo que a su criterio mejor conviene por encima de la ley, pues de lo contrario, nadie impediría que evalúen también al presidente de la República, y eventualmente cesarlo si su composición atómica no les parece bien.

    El doctor Trujillo y los demás consejeros deben tener claro que los votantes se pronunciaron contra el autoritarismo, la sensación de abuso, la intervención en los demás poderes del Estado; en otras palabras, una especie de canibalismo selvático que arrasó la institucionalidad. No nos digan ahora que quieren corregir el problema del canibalismo comiéndose a los caníbales.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA