Reflexiones congruentes

21 oct 2019 / 00:52

    Con el transcurso de los días, con el paso del tiempo “que embota el placer y aplaca el dolor”, se podrán ir analizando más a fondo los antecedentes y las consecuencias del último movimiento popular que duró doce días y que mantuvo en zozobra y con terror a todo el país. Mas, por ahora, hay que destacar ciertos acontecimientos que saltan a la vista y que merecen ser considerados.

    Esta movilización indígena fue utilizada por los correístas. Esto es indudable. Se infiltraron en este movimiento elementos vinculados con este grupo político que aprovechó o utilizó a los indígenas para cumplir lo que Ricardo Patiño ordenó a sus conmilitones en Latacunga el año pasado, cuando les dijo que había que atacar a la propiedad privada, dañar las carreteras, incendiar, atacar los edificios públicos, ir a una resistencia revolucionaria. Esto motivó su enjuiciamiento penal, que lo obligó a salir del país y buscar refugio en México.

    Lo que hay que ver con el paso del tiempo es si los “dirigentes” indígenas cayeron en esta trampa o no. Si fueron utilizados o fueron “tontos útiles”. Una u otra son inaceptables para dirigentes que gritan, y debe ser así, que luchan por causas justas de su clase.

    Otro asunto que preocupa a la ciudadanía es el relacionado con la llamada “inteligencia militar” que, según palabras de altos oficiales fue desmantelada por el gobierno de Correa para dar paso a la Senain, que se convirtió en un aparato sistemático de control y de persecución a los adversarios al régimen de la “revolución ciudadana”. Si esto fue así, ¿por qué no lo dijeron antes y tan solamente lo dicen ahora? ¿Quién responde esta inquietante pregunta? Frente a lo expuesto, es indispensable que se utilicen todos los mecanismos pertinentes para que la inteligencia militar recupere lo que en verdad debe ser, a fin que las FF. AA. cumplan con una de sus misiones principales determinadas en la Constitución, cual es la defensa de la soberanía y la integridad territorial.

    El correísmo es el gran perdedor porque, a pesar de todo lo que hizo, no consiguió su objetivo, cual fue el de derrocar a Lenín Moreno.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA