El ‘House of Cards’ del brexit

23 sep 2019 / 00:24

    Al largo culebrón del brexit en el Reino Unido le ha salido un argumento más. ¿Tiene el primer ministro Boris Johnson un astuto plan para obtener un nuevo acuerdo de salida mejorado, o solo está arrastrando al país hacia el abismo del “sin acuerdo”? El más alto tribunal de Escocia dictaminó que la suspensión del Parlamento por Johnson es ilegal, y la Cámara de los Comunes lo obligó a publicar un documento (gloriosamente titulado Operación Yellowhammer) que contiene una evaluación oficial sumamente negativa del impacto catastrófico de un brexit sin acuerdo. Las últimas divisiones dentro del Partido Conservador (incluida la expulsión de 21 parlamentarios que se opusieron a la estrategia de Johnson para el brexit) parecen históricamente trascendentales. La Corte Suprema del RU se prepara para juzgar en varias demandas planteadas contra el gobierno de Johnson, y se ve arrastrada a un papel político similar al de su homóloga estadounidense. Esto puede ser un motivo de alarma para los británicos; pero también habrá profundo alivio al constatar que pese al asalto lanzado contra la constitución no escrita del RU, al menos todavía quedan jueces imparciales dispuestos a defenderla. Estos nuevos temas de debate aparecieron entre escenas de caos nocturno en la Cámara de los Comunes, antes del cierre sumario del Parlamento el 9 de septiembre. Durante esas horas surrealistas, cuando miembros de la Cámara de los Lores (por lo general, un lugar bastante tranquilo) frustraron una inusual maniobra dilatoria de los leales al gobierno, me encontré con mi colega dentro de la Cámara, Michael Dobbs, autor de House of Cards. Nos preguntamos qué le quedaba por escribir, ahora que la realidad de las intrigas políticas superó tanto a la ficción. En comparación con muchos dirigentes políticos actuales en el RU, el ficticio primer ministro Francis Urquhart (el villano de House of Cards, que fue sustituido por el presidente Frank Underwood en la serie de TV estadounidense) parece un operador político mesurado y respetable. Ahora la gran pregunta es si Johnson tiene un plan (o al menos una brújula) para navegar el caos que ayudó a crear. La respuesta probable depende del lugar de cada uno y de sus ideas respecto de la incertidumbre. Los racionalistas especializados en la evaluación de riesgos políticos y financieros parecen creer que Johnson de hecho tiene un plan. Lo más probable es que ni siquiera Johnson sepa cómo va a terminar esto. Con plan o sin él, puede que el juego de nervios al que se han entregado todas las partes de la contienda termine facilitando un acuerdo. Pero eso llevaría sin duda a un acuerdo terrible. Habría que redactarlo a las apuradas en la reunión del 17 de octubre del Consejo Europeo, cuyos integrantes están cada vez más cansados de todo el proceso. Además, Johnson ya desarmó los equipos de funcionarios que condujeron las negociaciones previas. Cualquier acuerdo nuevo será el acuerdo viejo de May con algún que otro adorno. En vez de poner fin al debate por el brexit, solo pateará los problemas reales para más adelante. El RU se las arregló para caer en la histeria, y la toma racional de decisiones sobre el futuro se ha vuelto prácticamente imposible. Incluso si los racionalistas aciertan y aparece un nuevo acuerdo, no habrá aparecido por motivos racionales. Para bien o para (bastante más) mal, el virus del brexit todavía infecta el organismo político británico, y un nuevo acuerdo no será la cura sino un placebo.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA