Un brexit caótico amenaza al RU

05 sep 2019 / 19:04

    En otros tiempos se veía en la democracia británica un modelo que imitar; ahora se hundió en la crisis más profunda de que se tenga recuerdo. Está en juego que el Reino Unido se vaya por las malas de la Unión Europea, y que un país que tuvo fama de estabilidad y moderación descienda hacia una variante política de guerra civil. Por ahora no hay un mandato democrático para un brexit sin acuerdo. El referendo de 2016 no estipuló una forma particular para la salida del bloque; sus promotores solo prometieron que era posible hacerlo en forma fácil, indolora y acordada. Sin acuerdo, no será nada de eso. Hasta los planes del gobierno hablan de puertos colapsados, empresas quebradas por aumento repentino de aranceles a exportaciones del RU a la UE. Puede haber escasez de alimentos, medicinas y combustible; agitación civil y una dura recesión. Peor aún, el RU quedará a la deriva, aislado de sus vecinos europeos. La firma de un tratado comercial pos-brexit con la UE quedaría pospuesta por tiempo indefinido. La cooperación en materia de seguridad y política exterior se vería afectada por el rencor. Un brexit sin acuerdo también sería duro para la UE, y en particular para Irlanda. Puede hundir en la recesión la frágil economía de la eurozona, que ya enfrenta la desaceleración de China y la incertidumbre por las guerras comerciales de Trump. Y dado el poco margen que hay para un estímulo fiscal o monetario en Europa, el daño puede ser peor. ¿Hay algún modo de evitar un brexit sin acuerdo? La opción preferida de los parlamentarios rebeldes era aprobar una ley para exigirle a Johnson que pida una nueva extensión del plazo para el brexit. Todavía pueden hacerlo pero el tiempo apremia y el gobierno puede frustrar a los rebeldes con tácticas dilatorias. Johnson puede negarse a pedir la extensión, la UE rechazar el pedido; o supeditarlo a condiciones que Johnson rechazará. Los rebeldes tienen la opción de censura, que parece probable. Johnson tiene, con sus aliados del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, mayoría parlamentaria por un solo voto. Y como la suspensión del Parlamento escandalizó a conservadores rebeldes, una moción de censura tiene más chances de éxito. Pero tendrán que apoyar la formación de un gobierno interino que pida extensión del brexit, llame a elección general y, tal vez, legisle para un segundo referendo. Jeremy Corbyn (líder del Partido Laborista, partidario no declarado del brexit) insiste en encabezar ese gobierno. Sería pedir demasiado. Otra posibilidad es que ofrezca el respaldo del laborismo a un gobierno interino encabezado por una figura no tan polémica (improbable). Si tras la moción de censura exitosa no se consigue formar un gobierno alternativo en dos semanas, los rebeldes tendrán que esperar que Johnson llame a elección antes del 31 de octubre y pierda. Puede que Johnson calcule que le resultará más fácil ganar una elección antes de que el caos de una salida sin acuerdo se materialice; pero por ahora está diciendo que no iniciará un proceso electoral antes del brexit. Eso deja abierta la opción nuclear: que el Parlamento vote una revocación unilateral de notificación de intención del RU de salir de la UE conforme al art. 50 del Tratado de la Unión Europea. Es el único modo infalible de impedir un brexit sin acuerdo. Pero sería una jugada incendiaria.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA