Bretton Woods y su renovación

01 sep 2019 / 00:01

    Hace 75 años se produjo, en el balneario de Bretton Woods, New Hampshire- EE. UU., uno de los más elevados niveles de discusión y enfrentamientos entre las posturas que irían a condicionar y conducir los enfoques de las ciencias económicas contemporáneas y el accionar instrumental de las potencias económicas triunfantes de la II Guerra Mundial, que en la perspectiva del racionalismo crítico de K. Popper resulta que “a veces pensamos el mundo, la realidad y a nosotros mismos como si todo fuera estático y no cambiante”. Allí se enfrentaron las dos posturas antagónicas que enmarcaron el desarrollo del capitalismo a nivel mundial hasta la actualidad, la una presidida por el viejo John M. Keynes, el más destacado economista heterodoxo de su época y enemigo acérrimo de los ortodoxos encabezados por Von Hayek y su grupo de Monte Peregrino (¡tan pensada y practicada por muchos de nuestros economistas y hacedores políticos nacionales¡); y la otra propuesta, lamentablemente la hegemónica, la sostenida por Harry Dexter White, brillante tecno-burócrata del Tesoro, que representaba y defendía exclusivamente los intereses del creciente imperialismo americano, aunque murió acusado de comunista en la histeria maccartista. La II Guerra Mundial ya estaba ganada en julio de 1944 y los Aliados se dispusieron a aprobar el orden económico y financiero que regirá el mundo durante algunas décadas, pero que irresponsable y tramposamente perdura hasta hoy. Representantes de 44 naciones, entre las que no están las perdedoras de la contienda pero sí Ecuador, se reúnen para fijar las normas de los procesos comerciales, financieros y monetarios de la pos-paz y crear instituciones que las harán posibles a nivel mundial, como el Fondo Monetario Internacional, de triste recordación para nuestro país, el Banco Mundial y una escamoteada Organización Mundial del Comercio, propuesta pero que por oposición e interés de EE.UU. solo se conformó medio siglo después. Las crisis crónicas del capitalismo y el ascenso de la democracia exigen una renovación integral de esta vieja arquitectura económico-financiera mundial.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA