¿Cómo avanzaremos?

18 abr 2019 / 00:00

    Con mucha razón, respetuosos analistas dicen que es mejor no criticar a Lenín Moreno porque de lo contrario viene Correa. ¿Se ha ido en realidad?

    No lo pregunto por su pobre conquista en las últimas elecciones, lo digo por todos aquellos servidores públicos, empresarios y resto de la sociedad civil que sienten, piensan, actúan casi idéntico a Rafael Vicente.

    ¿Todos son delincuentes y corruptos? Tal vez no, pero lo justifican. ¿Todos son capaces de crear escenarios para secuestros, crímenes, tortura y abuso de poder? No, pero lo aplauden.

    ¿Cuál es la oferta de Moreno? En concreto, siendo correísta puso límite al lenguaje, a la corrupción y, en defensa propia, confiesa su horror, sobre el cual fue cómplice silencioso, por los horrores del 30-S, los 10 de Luluncoto y otras situaciones parecidas. ¿Guardó silencio y hoy se horroriza?

    ¿Sigue permitiendo el desastre del IESS y la salud pública?

    ¿Nos quedaremos en este metro cuadrado de broncas y venganzas entre las bandas de la secta?

    Me pregunto si es hora de pensar dónde queremos ir y qué tipo de líder político apoyar para que nos saque de tanta vulgaridad e ineficacia. De eso depende nuestro futuro, que no está más lejos de mañana, de lo que decidamos desde ahora.

    Quiero pensar que no solo yo deseo que el país archive para siempre esta estéril y criminal política correísta denominada socialismo del siglo XXI, y también deseo que el Ecuador avance en una educación más eficiente y una gestión pública que nos proporcione seguridad.

    Deseo que nos entrenemos en una cultura de paz y que la justicia alcance a los corruptos.

    No deseo más de lo mismo, deseo que abracemos el siguiente paso, de progreso y de paz. ¿Estaremos unidos para eso?

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA