Abandono

20 mar 2019 / 00:00

    Causa horror, angustia y desesperación lo que sucede en las ciudades que por su situación geográfica han adquirido el calificativo de balnearios y como tales, albergan a sus habitantes permanentes y a un grupo variable de personas según las estaciones del año, que forman parte de su población flotante, en tratándose de turistas o ciudadanos del país o del exterior que los visitan o que haciendo un esfuerzo, adquirieron una propiedad playera para tener un refugio donde poder descansar de los avatares de la vida diaria.

    La casi totalidad de estas localidades sufren una ‘jettatura’ o maldición, dado que sus alcaldes, que se desgañitaban en las campañas electorales ofreciendo el oro y el moro, han sido sus maltratadores contumaces al haber dado la espalda al progreso y tratarlas como villorrios del 4to. mundo.

    En Salinas vimos con espanto que con motivo de las inundaciones de hace unas semanas, el municipio irresponsablemente, abrió una zanja con una retroexcavadora para hacer un canal y llevar esas aguas estancadas y putrefactas directamente de las calles al mar, sin pensar en la terrible contaminación que originaban.

    Han terminado las festividades de carnaval y durante esos días vimos cómo buses del interior del país traían pasajeros y se estacionaban en las veredas del malecón, se desvestían a la intemperie y se tiraban al mar en las condiciones higiénicas en que se encontraban, para vaciar sus vejigas y a lo mejor algo más en pleno océano.

    Y qué decir de los ocupantes de las carpas, muchos de los cuales comían, bebían cerveza y en ausencia de baterías sanitarias, se dirigían periódicamente al mar (¿?).

    El alcalde o a lo mejor alguna autoridad municipal, para mejorar ingresos, no tuvo empacho en alquilar un pedazo de playa a una institución bancaria que inducía a los asistentes a abrir libretas de ahorro en medio de un descomunal escándalo que nos obligó a soportar a un micrófono estridente desde las 08:00 hasta las 18:00, que alentaba competencias, organizaba concursos de baile y otras actividades.

    ¿Paraíso o infierno pútrido y bullanguero?

    Y sigo andando...

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA