Los huéspedes no deseados...

16 abr 2019 / 00:01

    Decía mi abuelita, el huésped como el pescado, al tercer día apestan. No por ser solidarios, ni decirle al mundo que somos un país de puertas abiertas, nuestros huéspedes deben convertirse en una carga y dolor de cabeza. El caso de Assange, como el de miles de extranjeros que nos vieron como tabla de salvación para huir de la miseria en que los tienen sus gobiernos incapaces, se nos fue de las manos. Assange, a nombre de la libertad de expresión, vivió arrimado a nuestro gobierno por más de un lustro, pagándole todos los ecuatorianos alrededor de $ 6 millones para garantizar su cómoda permanencia en la embajada ecuatoriana en Inglaterra. ¿Quién habla de los derechos humanos que se violentaron al destinar esa cantidad cuando internamente tenemos muchos problemas por resolver, y ese “dinerito” hubiera podido ayudar? Assange fue parte de la farsa de la década saqueada. En algunas instituciones gubernamentales existen varios “Assanges” criollos que boicotearon todo tipo de trabajo honesto para convertirlo en beneficio propio, incluso llegando a la ofensa personal y a la mofa, y luego saliendo en medios digitales todos los días. Esos deben ser desterrados; son tan peligrosos como el real Assange, que todo lo manipula y lo consigue a base de chantaje y extorsión. Si el verdadero Assange salió de nuestra embajada, por qué no aspirar a que los “Assanges” criollos lo hagan de la misma manera?

    Francisco Aycart C.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:
    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA