¿Estamos preparados para reaccionar ante accidentes domésticos?

12 sep 2019 / 00:01

Soy profesor, siempre he sido una persona prudente, pero a mis 60 años, me ocurrió un accidente casero. Estábamos en una parrillada y al prender el carbón cometí una imprudencia: usé una botella que contenía diluyente. Lancé un fósforo y en ese instante me regresó un fogonazo que calcinó mi camisa en cuestión de segundos.

Simultáneamente, lancé la botella que tenía en la mano, y explosionó, causándome una quemadura en la espalda. Fueron segundos de angustia y desesperación. Mi hijo me ayudó. Me arrancó la camisa y extinguió el fuego en mi cuerpo, colocando sus manos sobre mi espalda encendida. No le importó quemarse los dedos y sus manos, que le quedaron en carne viva. De no ser por él yo habría muerto quemado.

Mi hijo y yo estuvimos en la Unidad de Quemados del hospital Los Ceibos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, siendo atendidos de la mejor manera. Agradezco a este servicio por prestarnos toda la comodidad, atenciones, cuidados, en un lugar equipado con aparatos tecnológicos de punta, donde cuentan con las medicinas y los especialistas que nos merecemos los afiliados.

Ahora sé que si me hubieran puesto agua hubiese evitado que las heridas profundicen; pero al desconocer este hecho ahora tengo una quemadura profunda tipo 2, que implica más tiempo hospitalizado.

Mi hijo paralizó sus estudios de odontología mientras se cura, pues tiene sus manos vendadas.

Considero que como sociedad no estamos preparados para accidentes caseros. Si nos hubieran impartido estos conocimientos sobre seguridad doméstica en las escuelas, nosotros tendríamos cultura de prevención, sabríamos exactamente cómo reaccionar para minimizar el daño.

El Ministerio de Educación debería promover capacitaciones permanentes con personal del Cuerpo de Bomberos y con médicos especialistas a todo nivel, básico y bachillerato, en materia de Seguridad Doméstica, pues en esta unidad me he encontrado con personas que han sufrido muchos tipos de quemaduras caseras: por explosión eléctrica, por abrir el motor de sus carros, por aceite hirviendo, por explosión de gas, por químicos, etc.

Pedro Laínez

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA