El orgullo de Milagro

17 may 2018 / 00:00

    Todo lo bueno o malo que hagamos a otra persona, a un animal o al entorno natural, nos lo harán a nosotros o a nuestros descendientes, hasta por cuatro generaciones; ellos no pagarán por nuestra maldad pero sí sufrirán sus consecuencias; en cambio, si hacemos el bien, como el vigilante Miguel Eduardo Reyes, gozarán de sus beneficios del que menos se esperen; esa es la justicia de Dios, en la tierra, en la que debemos confiar y no en la del hombre que es interesada y convenida. Honra y honor al mencionado agente que salvó la vida de un niño, tal como lo resalta merecidamente EXPRESO, en primera plana.

    Miguel Ulloa Paredes

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA