La Fiscalía investiga a Guaidó por supuesto sabotaje eléctrico

“Basta de caos”: venezolanos protestan contra Maduro por apagón. Liberan a periodista acusado del corte de energía. EE. UU. retira a su personal diplomático.

13 mar 2019 / 00:01

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, designado por la chavista Asamblea Nacional Constituyente, anunció ayer que abrió una investigación contra Juan Guaidó por su “presunta implicación en el sabotaje realizado al sistema eléctrico nacional”. La decisión intensifica el cerco de la justicia, en manos del chavismo, sobre el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora y reconocido como mandatario legítimo de Venezuela por más de 60 países.

La decisión de la Fiscalía se produce solo unas horas después de que Nicolás Maduro, en un mensaje al país, el segundo que da después del apagón que ha colapsado a Venezuela desde el jueves, asegurase que se haría “justicia” sobre los supuestos autores intelectuales del apagón, que calificó de “golpe electromagnético”.

En este contexto, llamó a la “resistencia activa” a las organizaciones de base del chavismo. Maduro informó de que ya hay dos detenidos por lo sucedido -uno de ellos sería el periodista hispanovenezolano Luis Carlos Díaz, liberado la tarde de ayer- y apuntó al Parlamento, presidido por Guaidó. “Ha habido un grave crimen de traición a la patria, se ha intentado este ataque para generar un estado de desesperación, de necesidad general, de enfrentamiento entre venezolanos y justificar desde la Asamblea Nacional oligárquica, opositora, un llamado a una intervención militar norteamericana”, dijo el mandatario.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, dijo ayer que la luz se había restablecido en “casi todo el país”.

El ministro calificó esto como una “victoria” ante lo que considera un “ataque terrorista” perpetrado, según él, por Estados Unidos en el “sistema circulatorio” y el “cerebro” del servicio eléctrico en Venezuela.

En las calles, venezolanos opositores, convocados por su líder, Guaidó, protestan ayer contra Maduro, al entrar en el sexto día de un apagón que dejó a oscuras a casi todo el país y a una población desesperada por la falta de agua y comida.

En tanto España, que apoya a Guaidó, ofreció ayuda a Venezuela para solventar el gigantesco apagón, estimando que se debe a un sistema eléctrico “muy deteriorado”.

Mientras que EE. UU. no cesa la presión. El delegado de ese país para Venezuela, Elliot Abrams, advirtió de que “muy pronto” habrá “importantes” sanciones adicionales contra instituciones financieras vinculadas al Gobierno de Caracas.

Washington anunció que, ante el deterioro de la situación, dispuso retirar a todo el personal que permanece en su embajada en Caracas. Pero Caracas dijo que pidió la salida de esos diplomáticos a más tardar hoy, al fracasar negociaciones para instaurar oficinas de intereses tras la ruptura de relaciones diplomáticas ordenada por Maduro en enero.

Frontera

“Corredor humanitario”

Más de 5.000 venezolanos cruzaron el lunes a Colombia por un “corredor humanitario” abierto temporalmente por Venezuela tras más de dos semanas de cierre de la frontera, informó la autoridad migratoria colombiana. Los ciudadanos cruzaron luego de que la Guardia Nacional Bolivariana habilitara pasos por los puentes internacionales Simón Bolívar, La Unión y Francisco de Paula Santander, que unen a Venezuela con Colombia.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA