Un médico que contagia en YouTube

El doctor Narcilo Villavicencio lanzó un disco con el que quiere desatar la fiebre de la prevención - Canta para enfrentar el dengue, el chikungunya y otros males

17 nov 2014 / 00:43

Si a Juan Luis Guerra se le subió la bilirrubina, al médico guayaquileño Narcilo Villavicencio se le desató la fiebre de la prevención y con esta ya comenzó a contagiar a centenares de seguidores a través de YouTube.

En cuatro meses, su vídeo ‘Dengue’, a ritmo de paseito, sobrepasó las 1.700 visitas. Y hace pocos días subió una de sus nuevas creaciones a la red. En 48 horas, el ‘Chikingunya’ fue visto más de cien veces. Puede pensarse que es poco, pero para él es un logro. Quiere probar su teoría de que con música se puede inyectar un mensaje.

Entre los médicos, ‘Nacho’ se ha convertido en una sensación. Acaba de lanzar un disco y ya hizo su primera presentación. Fue la semana pasada frente a un grupo de colegas en el auditorio del Colegio de Médicos del Guayas.

Antes de eso, hizo una prueba. Fue con un público exigente. Llevó el dengue hasta una escuela, bueno, lo llevó con música. Y a los pocos minutos confirmó que el mensaje había calado. Lo supo no solo al ver moverse a los niños al son de su canción, sino al tomar una especie de pequeña lección. “¿Quién es el responsable de criar mosquitos?”, les preguntó. “Nosotros mismos”, respondieron en coro.

Este médico, que está convencido de que la música puede hacer que algo se quede para siempre pegado a la memoria, no solo tiene ritmo, sino también humor. Lo puso en escena para hablar de los fumadores e interpretó ‘Trágate el humo’, que también busca colarse en YouTube. “Cree verse galán, seductor, atractivo a las damas, señor, pero el humo causa disfunción con el tiempo, lo dice el doctor...”.

Los vídeos son una mezcla entre lo que ocurre en una consulta, el entorno de las enfermedades y también de una fiesta, en la que sus alumnos del Instituto Tecnológico Bolivariano (ITB) son sus actores y bailarines principales. Son ellos, conocedores de la tecnología, los que lo han ayudado a armar sus vídeos.

¿Y le cantará al ébola? No lo ha pensando por ahora, aunque por estos días el temor de que el virus hubiera llegado al país puso al tema en debate nacional. Le preocupa más el chikungunya. Está convencido de que se desatará con la cercanía del invierno.

Quiere crear conciencia, pero sabe que difundir un material de este tipo requiere de una importante inversión. Por ahora, el Colegio de Médicos del Guayas y el Instituto Tecnológico Bolivariano son sus auspiciantes. Espera que más agrupaciones se junten para que su música se propague.

Dedicado casi por entero a la actividad médica, donde los niños son sus principales pacientes, Narcilo Villavicencio se da tiempo para la música, que le permite sustentar la tesis para su maestría en Educación Superior que cursa en la Universidad de Guayaquil. Se basa en las metodologías didácticas musicales.

Confiesa que leer uno de los manuales de la lucha contra el dengue le despertó el interés. Allí decían que deben incluirse a artistas en la prevención. ¿Por qué no podría ser él, quien a los 19 años compuso su primera canción para su madre, Blanca Maldonado?

A él le picó el ‘virus’ de la Medicina y de la música. Y de pronto, al escucharlo es difícil no contagiarse. “Ay los mosquitos, pican, pican, pican, pican los mosquitos y no dejan de picar, diminutos molestosos, si acaso portaran dengue, te enferman de gravedad...”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA