Plan para repoblar el centro

Estudiantes de Arquitectura de la Universidad Católica proponen hostales en el bulevar 9 de Octubre. Socializarán los trabajos con el Comité Pro Centro.

25 sep 2017 / 22:30

De día es transitado y está lleno de gente, pero en las noches, después de las 22:00, el centro de Guayaquil es un terreno abandonado y peligroso. EXPRESO lo contó en un reportaje anterior. Hoy, la facultad de Arquitectura de la Universidad Católica propone repoblarlo, con la construcción de hostales.

Los proyectos fueron trabajados en la materia Taller de Diseño Arquitectónico, del tercer ciclo, que dicta el máster en Diseño y Crítica Arquitectónica Ricardo Andrés Sandoya, y buscan construir hostales de bajo costo para el centro de Guayaquil, específicamente para la calle 9 de Octubre.

Lo que se pretende, explica el catedrático, es el rescate del centro a través de un equipamiento que atraiga a ciudadanos a la zona. “Se tomaron como referencia seis terrenos de la 9 de Octubre. Dos de ellos están baldíos actualmente. Los demás están ocupados por locales, pero para los trabajos, en el marco de lo académico, ese detalle se pasó por alto”.

Antes de emprender las propuestas se realizó toda una investigación. “Se analizaron las características del terreno, las necesidades. El centro es una zona altamente degradada”, añade el maestro.

Dos de los hostales se planificaron para 9 de Octubre y Boyacá. Y los otros, sobre esa avenida, en las intersecciones de Lorenzo de Garaycoa, Los Ríos, García Avilés y Machala.

Adolfo Hoyos, de 28 años, y Paúl Valdivieso, de 20, crearon uno que buscó respetar la identidad de Guayaquil: con los tradicionales soportales, pero sin pilares, más moderno, “con una fachada menos cargada”.

El primero recuerda que actualmente la mayoría de edificios del centro son bodegas, oficinas o locales de electrodomésticos. “Este proyecto busca contribuir a reanimar la zona con huéspedes”.

Ricardo Jiménez, que construyó otro, lamenta que actualmente se haya establecido un modelo estático en la zona. “Hay una calle para todo: ferreterías, bodegas, farmacias. Este aparente orden, regularizado ya, genera un efecto colateral: el que esté deshabitado por las noches. Lo óptimo sería redistribuir y diversificar la oferta comercial y combinarla con la residencia”, aporta.

Aquello se lleva a cabo ya en Barcelona, con las llamadas “megamanzanas”, que consisten en ubicar una variedad de servicios en diferentes sectores de una cuadra, con el fin de que la gente no deba movilizarse a otro lado.

“Regenerar no es revitalizar. Calles como Los Ríos y Esmeraldas están bien urbanísticamente, pero no de forma funcional. La ciudad necesita replantearse”, opina.

En su hostal, que trabajó junto con Andrés Jurado, también se incluirían huertos.

El proyecto será presentado a los miembros del Comité Pro Centro de Guayaquil en días siguientes. El presidente de este grupo, Nelson Guim, manifestó en una entrevista anterior sobre el tema que en el área “hay una inversión inmobiliaria que actualmente está perdiendo valor al no haber demanda de locales ni vivienda. Hay muchos edificios desocupados que seguirán así hasta que no exista un cambio que haga que la gente quiera invertir. Y eso requiere otras políticas de incentivo, como exoneración de impuestos y otras normativas especiales”.

El presidente de la Cámara de Turismo de Guayaquil, Holbach Muñetón, cree que a más de hostales el centro necesita locales que incentiven la vida nocturna, como cafés con música en vivo y ofertas gastronómicas. “La reactivación tiene que ser comercial, pero pensando en turismo, porque de qué sirve que haya gente si no tendrá qué hacer cerca de allí”, sostiene.

Objetivo

Se busca reactivar las zonas

Es un trabajo constante. La facultad de Arquitectura de la Universidad Católica alista con sus estudiantes, durante todo el año, proyectos que reactiven zonas de Guayaquil.

Lo hace en el marco del Observatorio Urbano, una propuesta del Instituto de Planificación Urbana y Regional (IPUR) de ese centro de estudio.

El proyecto de los seis hostales puso como target estudiantes, mochileros y turistas que reciban un buen servicio de hospedaje a un bajo costo, lo que permitiría diversificar la oferta hotelera en la urbe, sostiene el docente Ricardo Andrés Sandoya.

Voces

Ricardo Jiménez, estudiante

Gran parte del centro está despoblada en las noches porque dejó de ser residencial. Ahora solo hay oficinas y locales comerciales. El objetivo de los trabajos es revertir ese panorama.

Andrés Jurado, estudiante

La idea fue proveer servicios a bajo costo, con hostales de diseño atractivo, que cuenten con confort térmico y que no necesiten climatización. Pero que tampoco sean incómodos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA