La reducción de contratos ocasionales crea polémica

La Universidad de Guayaquil considera que había exceso de docentes de esa modalidad. Un grupo de afectados realiza un plantón para pedir su reinserción.

16 abr 2019 / 00:01

Vestidos de negro, en señal de luto, y cargando grandes cartones, que simulaban ataúdes, un grupo de docentes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guayaquil realizó ayer una movilización para exigir la renovación de varios contratos ocasionales que fenecieron el 31 de marzo pasado.

En esa unidad académica hay 44 maestros a quienes no se les ha renovado el contrato. No obstante, el viernes pasado, 13 de ellos firmaron un nuevo documento para seguir laborando hasta diciembre; pero aún faltan 31 que esperan correr con la misma suerte.

Esta misma situación viven otros profesores con contratos ocasionales que laboran en diferentes unidades académicas de la alma mater, quienes luego de regresar de vacaciones, el pasado 4 de abril, empezaron a notar que recibían notificaciones de salida del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y que no aparecían en el reloj biométrico.

Monserratte Bustamante, encargada del vicerrectorado académico de la Universidad de Guayaquil, explica que en el periodo C2 2018-2019 (segundo semestre) había 1.518 profesores ocasionales; es decir, aquellos que trabajan solo por un tiempo determinado, el mismo que terminó el 31 de marzo pasado.

Ahora la universidad está renovando contratos a 1.473 docentes ocasionales, lo que significa que 45 de ellos, que representan el 2,96 % de la plantilla docente, no serán llamados a laborar, según la institución.

Bustamante manifestó que para proceder a esta disminución se tomó en cuenta la necesidad institucional, el perfil académico del docente alineado al campo del saber de la facultad y a la cátedra que imparte. “Lo que se ha hecho es una reestructuración de la planificación para que los profesores titulares abarquen, de acuerdo al reglamento de escalafón, las horas que necesitan tener, de tal manera que podamos hacer el buen uso del reglamento que entrega el Gobierno acerca de la austeridad de las entidades de educación superior a nivel nacional”, añadió.

El viernes de la semana pasada, firmaron contratos 385 docentes que trabajarán desde abril hasta diciembre en periodo extraordinario, gestión académica, unidades de titulación y área de inglés. El resto, que laborará desde mayo hasta fin de año en la planificación del semestre, deberá firmarlo en el transcurso de los próximos días. “Esto no afectará la planificación del período escolar”, aseguró la autoridad.

Pago de sueldos

Contratos firmados, al día

En toda la vida institucional de la Universidad de Guayaquil, es la primera vez que todos los maestros tendrán su contrato firmado, ya que siempre ha existido irregularidades en este tema, manifestó Monserratte Bustamante, encargada del vicerrectorado académico de la alma mater.

Según la directiva, con ello la Comisión de Intervención de Fortalecimiento Institucional (CIFI) busca no tener problemas con el pago mensual del sueldo de los docentes.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA