Peatonalizar el bulevar requiere planificación y cambios previos

La posibilidad de dejar la 9 de Octubre solo para peatones divide opiniones. Expertos sugieren implementar corredores verdes y turísticos para que sea factible.

14 sep 2019 / 00:01

Luis Drouet añora su juventud en la avenida 9 de Octubre. Antiguo vecino del sector, recuerda con una sonrisa los salones y sus mesitas esparcidas en las veredas, a las familias caminando o tomándose un helado... Suspira nostálgico, parado en la intersección del bulevar con la calle Boyacá.

Las bancas ubicadas en esa esquina arden por el intenso sol del mediodía y, a sus 92 años, con el ruido del tráfico difícilmente puede mantener una conversación con su amigo Fernando Carrillo. Por eso, aunque le entusiasme la idea de que la avenida sea peatonal, cree que hay que hacer diversos cambios para que la propuesta de la alcaldesa Cynthia Viteri genere beneficios para la ciudadanía.

El pasado miércoles, la primera autoridad de la urbe anunció: “Estamos pensando en hacer la avenida 9 de Octubre, los domingos, peatonal”. No dio detalles, pero esto reavivó el debate, con opiniones a favor y en contra, sobre el uso del bulevar.

Y aunque expertos consultados por EXPRESO coinciden en que la idea es buena, insisten en que es primordial un estudio, planificación y realizar cambios estructurales y acciones conjuntas para su ejecución.

Brick Reyes, arquitecto y docente de la Universidad de Guayaquil, calcula que, si se siguen los procesos de forma adecuada, convertir a la 9 de Octubre en una zona peatonal podría tardar al menos 12 meses.

“Hay que manejarlo con mucho tino porque no hay sombra. Lo importante de esto no es solo que el sitio esté peatonalizado, sino cómo el usuario se va a proteger del sol que tenemos ahora. No está protegida su circulación”, analiza el experto.

En este caso, señala como uno de los principales cambios la implementación de elementos paisajísticos, como los árboles, para que ayuden a mejorar el microclima del sector y lograr que caminar no se convierta en una experiencia desagradable.

Un boceto diseñado en 2015 por Lisseth Mena, arquitecta y máster en Ciudad y Arquitectura Sostenible, muestra una hilera de árboles en mitad del bulevar. Ese año ella elaboró una propuesta para peatonalizar algunas calles del centro porteño, entre ellas la 9 de Octubre.

En esa tesis, la especialista destaca que una peatonalización no es un hecho aislado, sino que requiere de acciones conjuntas entre varias instituciones y que debe formar parte de un macroplan. Se necesita “una visión de ciudad a futuro, que ahora no existe. La propuesta es buena, pero la realidad es que son ideas al aire y resulta contraproducente, ya que podría fomentar el rechazo de los ciudadanos a un plan futuro”.

El urbanista Carlos Jiménez cree impensable lanzar esta idea sin tener estudios, porque hay un sinnúmero de detalles que se deben pulir antes de cerrar una calle al paso vehicular.

Este Diario consultó al Municipio de Guayaquil si existen estudios o una ruta de acción para llevar a cabo la idea que lanzó Viteri, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Para Jiménez, lo primordial es un mantenimiento de la zona: “El plan debe ir acompañado de mantenimiento a las edificaciones y lo importante que se debe promover es una mezcla de usos de suelo, que asegure que haya peatones a toda hora y de todas las edades”.

Aunque la peatonalización le parece positiva, le preocupa que se siga pensando en proyectos de intervención específica y no se armen circuitos que sean atractivos turísticos. “Sería bueno que poco a poco se tomen más cuadras peatonales y se tenga un distrito, un centro histórico, como lo tienen otras ciudades”, afirma.

Reyes también considera que, antes de que se consulte con especialistas para ejecutar una planificación, es necesario socializar la peatonalización con los ciudadanos. “En proyectos como estos es la comunidad la que tiene que manifestarse”.

Briggite y Alejandro Apolo, propietarios de un local de comida ubicado en la avenida, tienen opiniones divididas. A él le atrae la idea; ella tiene dudas. Ambos consideran importante que las autoridades no solo ‘lancen’ los planes a ejecutarse, sino que deben explicar a todos los actores del sector en qué los beneficiará el planteamiento.

En las redes, en tanto, la división de criterios es notoria. Quienes se oponen alegan que el cierre de la 9 de Octubre agravaría el problema del tránsito e incrementaría la inseguridad. Otros, en cambio, creen que le daría un plus al turismo.

En redes

¿Estaría usted de acuerdo con la peatonalización de la avenida 9 de Octubre?

A favor

@JLFuenzalida

“Sería maravilloso caminar desde el malecón del Salado hasta el malecón 2000, como en las grandes ciudades”.

@ggutierrez53

Peatonalización total. Que la llenen de cafés, restaurantes, teatros, que la iluminen bien, que le devuelvan el señorío, con aseo y seguridad”.

@manosalvas_a

“Sí y se debe reorganizar el tránsito. A futuro, entidades públicas deberían salir de allí y que los edificios de la zona se declaren patrimoniales”.

@aaborborj

“De acuerdo, desde el parque Centenario hacia el malecón. Se necesitarán mil tachos de basura. Veamos cómo termina el bulevar”.

En contra

@Andycito30

“No, porque a Guayaquil le faltan calles donde poder transitar los vehículos. Eso se hace en ciudades sumamente grandes”.

@MarcoChacn1

“Parcial. Hay negocios que dependen de los vehículos para sus actividades. Por ejemplo, para dejar suministros a un local comercial”.

@yelenamendoza1

¡Nooo, déjenla así, porque se convertiría en un mercadillo, en otra bahía!

@DanielL98586641

“No estoy de acuerdo, es una pérdida de tiempo, ya que en la 9 de Octubre no hay nada que ver para ir a caminar. Las mismas cadenas se ven en los malls”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA