Padres acatan medidas de colegios para evitar la mora

Los representantes buscan mecanismos para pagar la deuda. Los planteles brindan facilidades para matriculación. Hay requisitos para nuevos alumnos.

28 mar 2018 / 00:02

La proximidad del proceso de matriculación escolar, que se inicia el próximo lunes 2 de abril en los centros educativos particulares del régimen Costa, mantiene en apuro a los padres de familia que todavía adeudan las pensiones de sus hijos correspondientes al año lectivo anterior.

Desde ayer, en las ventanillas de colecturía y cajas de los centros privados se observa el ir y venir de los padres que desean ponerse al día en las pensiones, firmar convenios de pago o cartas de compromisos para asegurar el cupo de la matrícula para su representado.

Hay un acuerdo del Ministerio de Educación que aprueba que los colegios no renueven la matrícula a los estudiantes cuyos padres no hayan cumplido con el contrato que implica el pago puntual de las pensiones.

Tal como informó Diario EXPRESO en su edición de ayer, los rectores de los establecimientos afectados quieren recuperar la cartera vencida que llega hasta el 30 % de su población estudiantil, así como evitar que en el siguiente período escolar se repita la morosidad.

Por eso, para la matriculación han tomado medidas que van desde exigir al padre un certificado de no adeudar, en el caso de que el alumno provenga de otro colegio; un documento laboral que certifique que está trabajando y puede solventar el pago; hasta la firma de una carta de compromiso donde se responsabilice a cancelar las pensiones a tiempo.

Estas acciones han sido bien vistas por unos padres y rechazadas por otros.

Gerónimo Altamirano, quien paga las pensiones de sus dos sobrinos, reconoce que tener un colegio es un negocio y esa será una manera de -al menos- evitar la morosidad de algunos padres (clientes). Sin embargo, considera que esto no garantiza que en el transcurso del año tengan algún inconveniente económico e incumpla los pagos.

Por ello cree que los colegios deben analizar ciertos casos y becar a los estudiantes o esperar hasta que se pongan al día, “porque cualquiera puede tener una dificultad económica”.

Emilene Aguayo, educadora, reconoce que existen muchos que pasan la colegiatura entera de sus hijos debiendo de un colegio a otro. “Ese modus operandi debe ser sancionado por el distrito, ya que afecta la economía de las escuelas privadas. Es una especie de crimen organizado donde los únicos afectados son los estudiantes”.

En cambio, Ángela León, madre de tres escolares, asegura que tales medidas son injustas. “Estas abren la puerta para no admitir a un alumno cuyo padre podría estar pasando por momentos difíciles, pero que desea una educación de calidad para sus hijos”.

La Ley Orgánica de Educación Intercultural (artículo 140) prohíbe negar el derecho a la educación de los estudiantes por atraso o falta de pago de pensiones. También indica que si un menor desea cambiarse de colegio a medio año lectivo lo podrá hacer a pesar de la falta de pago en pensiones y el plantel no podrá negarse a entregar la documentación respectiva para facilitar el cambio.

En el caso de la cartera vencida, los colegios pueden adoptar acciones para recuperarla.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA