Un menú más caro y obligadamente local

En el mercado escasean legumbres, huevos y carne. Varias familias y restaurantes lo compensan con productos locales.

12 oct 2019 / 00:14

Hasta las 10:00 de ayer Lorena Figueroa tenía previsto brindar a sus clientes, entre las dos opciones de sopa, un locro de legumbres. Pero cuando fue al mercado de Sauces 9, situado en el norte de Guayaquil, a comprar la col, indispensable para ese platillo, tuvo que cambiar de idea.

“Tenía todo listo para hacer el locro, pero una col me costaba siete dólares, cuando hace una semana la compré a 50 centavos. Según me dijeron, de esa verdura había muy poca.

No hallé en otro lugar, así que compré zapallo y con los productos que ya tenía, me hice una crema. Hay que acomodarse con lo que hay”, narró, mientras le daba vueltas a un tallarín de pollo, cuyo aroma arropaba el local y debía estar listo a las 12:00.

En su comedor, situado en la ciudadela Sauces 6, el almuerzo de $ 2,75, subió desde hace tres días a $ 3,00. Cuenta que intentó no elevar el costo, pero la escasez de productos y la especulación en los centros de abastos la obligaron a hacerlo.

A una cuadra de allí, Antonio, quien prefirió omitir su apellido, dice que también se vio en la necesidad de subir 10 centavos al almuerzo ofrecido en su restaurante, por el mismo motivo. Asegura que el saco de 300 naranjas, para hacer el jugo, que compraba hace un par de semanas a $ 15, ahora le cuesta $ 22. “Si antes del paro se me iban $ 100 haciendo las compras para los almuerzos del día, ahora mínimo son $ 150”, calcula.

Vanessa Vargas, en cambio, no ha querido subir el precio del almuerzo para no perder clientes. Pero confiesa que la decisión le ha costado. Es que ha preferido suprimir del menú semanal dos platillos típicos de su comedor, ubicado en la ciudadela Sauces 3: el llapingacho y el menestrón, por lo difícil de conseguir y caro que le resultan las verduras, la papa y el huevo.

Un menú más caro y obligadamente local
Las personas compraron los productos que había en la plaza, mas no la lista que habían planificado en casa. Comentaron haber gastado más y comprar menos.

“A partir del lunes subiré el almuerzo 25 centavos más, porque si no lo hago no podré mantener mi local”, sentenció.

Pero el cambio en el menú no solo lo han hecho los puntos de comida, sino también los hogares de Guayaquil.

EXPRESO recorrió el mercado del norte y comprobó la escasez de ciertos productos y el notorio incremento en el precio de otros. Por ejemplo, una libra de zanahoria, que antes del paro estaba a 25 centavos, ayer se vendía a $ 1. Según manifestó como argumento a este Diario una de las comerciantes, que el saco pequeño de esa hortaliza que antes les costaba $ 10 ahora lo consiguen a $35.

La libra de frutillas pasó de $1,25 a $ 2,00. De 10 huevos que se vendían por $ 1, ahora se dan 6. La carne de res y el queso también escaseaban.

“No hay carne, no hay mondongo, no hay huevos, no hay verduras como brócoli, espinaca, lechugas y solo hay queso manaba”, rezó la lista de los productos que no encontró Byron Floreano, ingeniero en telecomunicaciones, quien fue de compras junto a su madre y hermano desde la ciudadela Alborada. Finalmente, tuvieron que ajustar su menú con mariscos.

“Me quedé sorprendida esta mañana al pedir de desayuno huevos y mi asistente doméstica me dijo que no había ni en el mercado. Hoy vine con ella a comprar para la semana y en realidad no hay huevos ni otros productos que siempre compramos en casa”, lamentó Ana Cabrera, licenciada en Comunicación Social, quien vive en una de las urbanizaciones de la parroquia La Puntilla.

Denisse Triviño, ingeniera comercial, quien vive en Ciudad del Río, también después de recorrer supermercados llegó a esa plaza con la esperanza de encontrar legumbres para hacer la sopa de su pequeño hijo. Pero, como los demás, tampoco las encontró y le tocó improvisar un menú más local. Y más caro.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA