La librería flotante que lleva esperanza a cada puerto

El barco Logos Hope llegará al país el 15 de noviembre. Su librería contiene alrededor de 5.000 títulos. Entre los tripulantes a bordo hay 2 ecuatorianos.

08 nov 2018 / 00:01

Una babel moderna anclará en Ecuador. Logos Hope, una embarcación que alberga 400 tripulantes provenientes de 60 nacionalidades y que recorre el mundo con la intención de “compartir esperanza, conocimiento y ayuda” llegará al país el próximo 15 de noviembre. Su primera parada será Manta, en donde permanecerá hasta el 26 de noviembre, mientras que su segunda visita será a Guayaquil.

A nuestra ciudad arribará el 27 de noviembre, al día siguiente abrirá al público y atenderá hasta el 24 de diciembre. La embarcación reposará en el puerto del Mercado Caraguay. El ingreso costará $ 1, mientras que los niños y personas de tercera edad podrán acceder gratuitamente a las instalaciones del barco.

La embarcación cuenta con una extensa lista de libros. No en vano es conocida como ‘la librería flotante más grande del mundo’. En ella es posible encontrar hasta 5.000 títulos que abordan temáticas como ciencia, tecnología, deportes, pasatiempos, cocina, artes, ciencias sociales e idiomas.

Según Micky Song, encargada de la comunicación sobre la visita del barco, el proyecto social busca “proporcionar recursos vitales de literatura, alentando la comprensión intercultural y capacitando a los jóvenes para una vida y un servicio más efectivo”. Agrega también que mediante la travesía es posible llevar alivio y “un mensaje de esperanza en donde se presente la oportunidad”.

Es decir que, a más de acoger a los visitantes, varios equipos de voluntarios acuden a las zonas circundantes de los puertos en los que desembarcan para proporcionar ayuda y atención comunitaria. En Guayaquil no será la excepción.

La librería flotante que lleva esperanza a cada puerto
Financiamiento. La librería es solo una fuente de ingresos. A más de ellos es posible adquirir souvenirs (recuerdos) y realizar aportes económicos. Los fondos solventan los costos de visitas a los puertos, gastos de los buques, necesidades del personal así como la compra del material impreso.

Los tripulantes son voluntarios que, motivados por el deseo de ayudar, se embarcan en una travesía que les obliga a dejar por dos años su país, familia y amigos. No obstante, en esa hazaña actualmente se encuentran dos ecuatorianos. Uno de ellos es Jonathan Pozo, un joven de solo 18 años que resalta el compañerismo de esta familia navegante. “Al entrar al barco uno se da cuenta de que el mundo realmente es amplio, pero también de que todos somos iguales y podemos vivir juntos”.

Actualmente la embarcación está en Costa Rica y con Ecuador cierra su ciclo de visitas para el 2018. La iniciativa surgió en 1973 y es impulsada por GBA ships, una organización alemana sin fines de lucro, que adicional a promover el conocimiento, se ha fijado como meta ser “una vibrante comunidad de seguidores de Jesús basada en la fe”, que promueve la paz y construye un futuro mejor para los niños, según indica su portal web.

Es la primera vez que la embarcación llamada Logos Hope navega por aguas ecuatorianas. Sin embargo, en el 2003 otro barco del mismo proyecto visitó la ciudad y permaneció 23 días atracado. En aquella ocasión alrededor de 105.000 personas conocieron los interiores de la librería flotante.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA