La provisión de agua en Guayaquil es vulnerable

La ciudad depende de una planta Un accidente evidenció la falta de reservas El Daule reúne todo tipo de contaminantes

23 jun 2016 / 14:35

Lunes 20, 22:00. El descuido de un empleado de la compañía Balsasud provoca el derrame de aproximadamente 30 galones de combustible búnker en el río Daule, caudal que calma la sed de tres millones de guayaquileños.

El corazón económico de Ecuador se quedó sin agua por precaución al día siguiente, y aunque se reanudó el servicio en la noche, la figura se repitió ayer; porque la mancha, dice un informe municipal, tiene un impacto en al menos 20 kilómetros del río.

¿Estaba preparado Guayaquil para un accidente de este tipo? Pese a que el alcalde Jaime Nebot aseguró que se actuó rápido, y que Interagua anunció que tiene el permiso de la Secretaría del Agua para volver a captar el líquido del Daule, hay evidencia de un descuido y de vulnerabilidad, según el análisis que realiza para EXPRESO la experta en Derecho Ambiental Inés Manzano.

Este derrame develó varias situaciones: “Falta de control ambiental por parte del Municipio, preocupación evidente de la ciudadanía acerca del recurso agua y el hecho de que solo se actúe cuando existe contaminación visible”.

Ilfn Florsheim, gerente de Comunicación de Interagua, asegura, en ese aspecto, que el recurso del río Daule es constantemente monitoreado por sensores y un equipo técnico que analiza las condiciones en las que se capta.

El proceso, automatizado y permanente, impide que los contaminantes (sedimentos de tipo orgánico, hidrocarburos...) ingresen a la planta potabilizadora La Toma, asegura ella.

Manzano, en contexto, trae a colación las advertencias realizadas por este rotativo en 2013, cuando publicó un estudio de la Universidad Agraria en el que se advertía sobre la contaminación en el río Daule.

Guayaquil tiene varios reservorios que se abastecen con el agua que genera la planta, pero estos funcionan como parte del sistema de distribución y bombeo, no para almacenar el líquido. A diario se producen en la ciudad un millón setenta mil metros cúbicos de agua potable, pero -lastimosamente- “cuánto dura la reserva, depende únicamente del consumo”, señala la vocera.

El anuncio de la contaminación con búnker llegó a las 14:00 el martes. Poco después, Guayaquil se quedó sin agua.

El alcalde dijo ayer que, aunque la ciudad cuenta con una reserva que puede entregar agua 36 horas en emergencia, “se vaciaron los reservorios al conocer el accidente porque así lo demanda el protocolo”.

Florsheim confirmó que la reserva con la que cuenta Guayaquil se vació por el consumo de los habitantes.

Otra evidencia de la fragilidad del sistema de provisión de agua de la ciudad es que un accidente la dejó sin el suministro. Es decir, también podría ser algo provocado, pues la suspensión de la captación de agua en La Toma recordó que esa es la única fuente que hay.

Así, después de las ruedas de prensa de las autoridades, de los cortes intermitentes del servicio, queda a la vista la vulnerabilidad del sistema de agua potable en la ciudad. Treinta galones de combustible dejaron a Guayaquil sin agua. Y, de paso, afectó sectores de La Puntilla y La Aurora. Ningún as tuvo el Municipio bajo su manga.

Autoridades municipales y del Gobierno aún trabajan en la limpieza del río.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA