La inseguridad, un pasajero fijo del transporte público

Ayer, el gremio se reunió con las autoridades para solicitar ayuda. La Policía adelantó que contará con nuevos 500 agentes para resguardar a la ciudad.

06 ago 2019 / 21:37

Los transportistas no quieren más sentir miedo de circular por la ciudad, ni tampoco ser el blanco de los delincuentes, como ocurre ahora. No quieren más robos en sus estaciones, buses o taxis. No quieren dudar del pasajero ni de las acciones que las autoridades ejecutan. Quieren trabajar en paz. Y para ello, solicitaron a la Gobernación, el Municipio, Fuerzas Armadas y la Policía acciones que den resultados.

“Cada madrugada que salimos a laborar en los buses, vamos con una incertidumbre grande de que si nos tocará o no ese día ser víctima de la delincuencia. O de cuántas veces se subirán los antisociales a asaltar a nuestros pasajeros”, cuenta a EXPRESO Medardo Criollo, gerente de la cooperativa de Transporte Guayaquil, línea 79, que cuenta con una flota de 23 buses, de las que asegura, al menos en cinco de estos roban todos los días.

Esta es la primera vez que los conductores de los buses urbanos se unen para pedir a las autoridades ayuda para frenar los asaltos en el interior de sus unidades. “Teníamos que hacer algo, porque la delincuencia en nuestros carros va en ascenso y ante un cuchillo o pistola, los conductores no podemos hacer nada, solo dejar que nos quiten el dinero del trabajo”, detalla Criollo.

Ayer, en una reunión a puerta cerrada, a la que acudió Criollo y al menos otros 30 transportistas más, los representantes de las entidades analizaron uno a unos los problemas que aquejan al gremio. Y aunque de las medidas que se tomarán, el gobernador Raúl Ledesma aseguró que, por estrategia, no se las darán a conocer todavía; el general Ramiro Ortega, comandante de la zona 8 de la Policía, adelantó a EXPRESO que entre este miércoles y jueves llegarán 500 nuevos agentes que resguardarán a la ciudad.

“El Ministerio del Interior y el Mando Institucional ha designado ese número para fortalecer la seguridad ciudadana, y una gran parte de ellos estará designada solo a la protección de los transportistas y los usuarios”, dijo, haciendo también énfasis en que se han tomado ya algunas medidas para frenar la problemática.

Entre ellas, la ejecución de operativos diarios que, a su juicio, están dando resultados (ver subnota).

Sin embargo para los transportistas, son necesarias además otro tipo de acciones. Carlos Peralta es el presidente de la Unión Provincial de Cooperativas de Transporte Urbano del Guayas (Uprocotug), y si bien destaca el hecho de que se estén generando estas reuniones, hace énfasis en la necesidad que tienen de ser monitoreados los buses, a través de herramientas tecnológicas, como los botones de pánico y las cámaras.

“Necesitamos que el tiempo de respuesta sea inmediato. Hoy las cámaras que fueron instaladas años atrás por la Agencia Nacional de Tránsito en los buses urbanos, al igual que los botones de pánico, en su mayoría no funcionan. Estamos desprotegidos y la delincuencia sigue avanzando. Nos urge que los equipos sean renovados...”, precisó, al tiempo que Ledesma se comprometió a revisar cuál es el estado de los dispositivos.

Taxistas como Eduardo Vera, presentes en la reunión, corroboraron la inoperancia de los medios de auxilio pregonados por las autoridades. “Los que tenemos el botón de pánico, hemos presionado en emergencias y nadie ha llegado”, afirma.

La inseguridad, un pasajero fijo del transporte público
Las autoridades. En la Gobernación, paralelamente, se llevó a cabo una reunión entre los representantes de esta entidad, la Intendencia, la Policía, la ATM, entre otros. (Diana Sotomayor / EXPRESO)

Al respecto, el coronel Luis Lalama, director de Control de Tránsito de la Autoridad de Tránsito Municipal, reveló que esa institución está controlando la activación del botón dentro del transporte público y que ya se han instalado 1.000 de los 2.700 que hay en la ciudad “La idea es que en dos meses estén todos con el botón, y que este esté conectado con el ECU-911”, precisó.

A más de la seguridad para mantener intacta su integridad, otro punto que los transportistas, a decir de Cristhian Sarmiento, presidente de la cooperativa de buses Río Amazonas, quieren recuperar, es la confianza de los usuarios que todos los días toman sus buses.

“Después del robo, los pasajeros nos agreden verbalmente y nos acusan de estar confabulados con los antisociales para cometer los delitos. Pero se suben usuarios que no sabemos que terminarán asaltando en el carro”, narra Sarmiento, cuya compañía cuenta con 98 unidades y de esas, precisa, a diario al menos 24 son víctimas de los antisociales.

A decir de Ortega esta problema, que admite va en ascenso, no se refleja solo en Guayaquil, sino a nivel nacional y el mundo. “La delincuencia no ha crecido solo en la ciudad, eso debe quedar claro. Y para ello son importantes las acciones de coordinación interinstitucional, que estamos haciendo”.

En cuanto al plan Más Seguridad, que los transportistas esperan se ponga en práctica pronto, Ledesma aseguró que está presto a apoyar el proyecto. “Todavía no nos lo han presentado formalmente, pero en cuanto lo hagan, apoyaremos con todo”, sentenció. Y no solo en el tema de la seguridad, sino también el de drogas.

Hallan armas blancas en los buses urbanos

Siete armas blancas (cuchillos) y varias dosis de estupefacientes halló la policía del Distrito Florida tras un operativo de control a 117 vehículos entre buses de transportes público y privado, realizado ayer en el sector de Mapasingue, en el noroeste de Guayaquil.

El operativo denominado ‘Horizonte’ fue realizado por 18 uniformados que además requisaron a 103 personas.

Los objetos cortopunzantes fueron encontrados en las esquinas y bajo los asientos de los carros, luego de que el personal policial hiciera bajar a los pasajeros para revisar el interior de las unidades. “No hubo detenidos. Las armas habían sido abandonadas dentro de los buses por la presencia policial”, mencionó a EXPRESO el capitán Freddy Sarzosa, jefe del Circuito Mapasingue del Distrito Florida, quien indicó que la policía ha detectado que son antisociales y consumidores quienes se suben a las unidades con este tipo de armas, frecuentemente.

El operativo preventivo se realizó en ese sector porque es uno de los más críticos de la ciudad por su alto índice de reporte de emergencias de delitos y auxilios.

Ese trabajo, según comentó Sarzosa, se efectuó por disposición del comandante de la Zona 8, Ramiro Ortega, quien realizó la planificación con la unidad de operaciones de la policía, para efectuar controles en los puntos más conflictivos del Puerto.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA