El futuro de la exmaternidad se baraja en cuatro opciones

El antiguo hospital Enrique C. Sotomayor podría convertirse en centro comercial. Esa es una de las alternativas que planean quienes esperan comprarlo.

06 mar 2018 / 00:00

Hay un silencio que conmueve en estos días en los 16.800 metros cuadrados de construcción que comprende aquel complejo de edificios que en algún momento llevaba el nombre de Maternidad Enrique C. Sotomayor.

Un silencio que contrasta con el bullicio que imperó en sus 67 años de actividades. Sonidos marcados por niños que llegaban al mundo y por mujeres que gritaban al darlos a luz.

Ese panorama cambió desde agosto del año pasado cuando aquel centro hospitalario se trasladó al sector norte.

Desde entonces cualquier tipo de actividad se suspendió en ese lugar y así se mantendrá hasta que se decida el futuro que le corresponderá cumplir. Un centro comercial o un hotel; continuar como centro hospitalario o transformarse en un hospital docente.

¿De quién depende?

“De sus próximos dueños”, dice Bolívar Rosero Andrade, el empresario inmobiliario guayaquileño que le compró a inicios del 2017 a la Junta de Beneficencia el legendario y tradicional complejo. “Y pensar que yo nací en este lugar y terminé por adquirirlo”.

Casi todo Guayaquil, más unos cuantos ecuatorianos, nacieron en este lugar de las calles Pedro Pablo Gómez. En los 67 años que funcionó atendió 1’616.048 alumbramientos.

El empresario considera que existen cuatro tipos de actividades que podrían implantarse en este lugar.

Desde que lo adquirió se le han acercado personas e instituciones interesadas. Por un lado, existe el deseo de transformarlo en un hospital. Para esto, el complejo tiene la fortaleza que heredó de la antigua maternidad, su acreditación y prestigio como un hospital gineco obstétrico.

Paralelamente, también se considera la ubicación ahí de un centro de formación de estudiantes de Medicina y de enfermeras, que se preparen en un hospital en servicio.

Paralelamente otros grupos económicos desean invertir en la adquisición del complejo para transformarlo en un centro comercial. Para esto, Rosero considera que es una ventaja el espacio que históricamente se destinó para parqueo, con capacidad para 70 vehículos.

Para este empresario guayaquileño, quien es un comprador constante de bienes que le pertenecen a la Junta de Beneficencia, antes les compró el antiguo Asilo Mann, que lo transformó en Bahía Mall, la ubicación del complejo es perfecta con área comercial, por su cercanía al Mercado de las Cuatro Manzanas, al sector de la bahía y al Mercado Central.

“Es más, se podría conectar con el mercado de las Cuatro Manzanas para que esto se convierta en un gran sector de negocios”, aduce. Una última opción es convertirlo en hotel.

“También hay ciertos interesados para implantar ahí este tipo de actividad turística. En todo caso, esperamos que las negociaciones estén definidas en los próximos meses y el complejo redefina su futura ocupación”, asegura Rosero, quien el año pasado también adquirió el edificio del antiguo Consulado de los Estados Unidos, en el sector de la av. 9 de Octubre.

El complejo, según varios agentes de bienes raíces consultados, tendría un costo de alrededor de $ 10’800.000.

Una importante negociación

Para Héctor Macías, expresidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas, la venta del complejo de la antigua maternidad representa una de las más importantes negociaciones de los últimos años en el centro de la ciudad. “No es fácil que se oferte una obra con esas dimensiones”, agregó este profesional. Acerca de cuál debería ser su nuevo uso, considera que no se podría desperdiciar la infraestructura que tiene ni la fama histórica que ha logrado. “Una clínica o hospital queda muy bien”.

Sobre la posibilidad de que se la ocupe comercialmente -como mall-, cree que es factible, pero implica más inversión. La zona tiene un fuerte potencial económico, agrega. Por su parte, el arquitecto Freddy Olmedo, consultor independiente, considera que la instalación de un centro médico es lo mejor. No está de acuerdo con su destino comercial, porque considera que no es una zona adecuada, “está pauperizada”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA