“Guayarte 2 no ha pensado en quienes usamos el parque”

Habitantes de Urdesa piden a la Alcaldía que esta vez no se los ignore. Tienen consultas sobre el uso de suelo. Hay preocupación por el tema ambiental.

11 sep 2019 / 00:35

Dijo Josué Sánchez, el vicealcalde de Guayaquil, que la segunda etapa de Guayarte, socializada escuetamente en redes sociales, es “un lugar pensado especialmente para la diversión y recreación de las familias”. La pregunta de los habitantes de Urdesa es ¿qué familias? Porque ellos, en cambio, reclaman que el Municipio olvidó incluirlos en la planificación de la propuesta.

La del vicealcalde es una obra que contempla un teatro, una biblioteca y hasta un cine al aire libre. Además de nuevos jardines, juegos infantiles, exposiciones para emprendedores y otras atracciones. Todo en el parque de Urdesa, ese espacio de esparcimiento emblemático que tiene más de 50 años y está en Víctor Emilio Estrada y Circunvalación Sur.

Sánchez es también el concejal impulsor de los parques para mascotas y hace poco posó en ‘scooter’, una especie de monopatín que él sueña con usar en esta urbe que ha sido criticada por su hostilidad a los medios de transporte no tradicionales. Ahora promete que con Guayarte 2, la ciudad llegará al bicentenario “más verde, artística y bacán”. Pero a Urdesa no le gusta esa idea. No para su parque.

“Guayarte 2 no ha pensado en quienes usamos el parque”. Habla para EXPRESO Verónica Vargas, la arquitecta que se adjudicó la defensa del lugar una vez que el vicealcalde publicó el proyecto. Ha avanzado rápido. Tiene más de 400 firmas que solicitan al Municipio que se mantenga el concepto actual del área, pues cambiarlo pondría en riesgo el ecosistema y aumentaría el índice de inseguridad del sector, según alegan.

En el documento piden también no cambiar su uso de suelo por uno comercial, con patios de comida o áreas de recreación nocturna que generen ruido y alteren la tranquilidad del sector.

Asimismo, piden que se socialice la propuesta de adaptación que tiene la Municipalidad, para corroborar que se mantiene como área verde y recreativa familiar y que, al fin, se permita un diseño participativo, “puesto que todo proyecto que tenga injerencia en la ciudadanía debe ser socializado previamente con sus usuarios para conocer las necesidades reales del sector”.

“Nosotros estamos prestos a reunirnos y colaborar con los arquitectos diseñadores u otros profesionales involucrados en el proyecto”, insiste la arquitecta Verónica Vargas.

La administración de Guayarte publicó ayer en sus redes que ahora el proyecto está en fase previa y garantizó que no se eliminará ningún árbol, manglar ni espacio verde, sino que se pretende “ampliar y mejorar el parque de Urdesa sin locales comerciales, con más césped, jardines y paisajismo”. Aseguró, además, que “la construcción solo se realizará previa socialización del proyecto con grupos de interés”.

Sin embargo, aquello dista con las imágenes del proyecto que Josué Sánchez publicó y otras a las que EXPRESO tuvo acceso a través de un archivo digital. Este fue facilitado por la arquitecta que extendió el oficio que cuestiona la obra que se planifica. Allí, en las segundas imágenes, en cambio, sí se ven locales comerciales y hasta sitios de comida. Por eso la preocupación de los moradores.

Al respecto, la urbanista Agustina Santana, moradora de Urdesa, insiste en que los usos que se pretende dar al parque no son compatibles con las actividades tradicionales de la zona, que es uno de los pocos sitios con áreas verdes y recreación del sector.

En cuanto al plan de poner otro teatro, Aurora Zanabria, catedrática de la Universidad de las Artes, explica que se podría utilizar la glorieta para hacer propuestas itinerantes, pero no es necesario construir un teatro y mermar el área caminable. “El Municipio tiene la tendencia de lucrar a las empresas privadas del espacio público de la urbe”, critica.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA