Los barrios también pulen su agenda en honor a la ciudad

Por las fiestas julianas, las urbanizaciones alistan desde pregones y desfiles hasta bingos y festivales. Así fomentan el civismo y la unión entre los moradores.

01 jul 2019 / 00:00

Llega el mes de julio y los barrios porteños también se preparan para vivir las fiestas de Guayaquil. Es una forma de rendir honor a la ciudad y a su gente, coinciden los dirigentes de estos sectores. También es una manera de unir a la comunidad.

Hoy el Puerto Principal abre el programa oficial de festejos por sus 484 años de fundación con un pregón cívico a lo largo de la avenida 9 de Octubre. Pero de modo paralelo, también hay barrios y ciudadelas que se han organizado para izar banderas, colgar banderines, desempolvar los trajes típicos del Guayaquil de antaño, decorar sus calles y participar en una serie de actividades.

Xavier Zurita, integrante del Comité Promejoras del Barrio Garay, dice por ejemplo que esta semana definirán los detalles para el desfile que desarrollarán el 20 de julio por calles como 10 de Agosto, Ismael Pérez Pazmiño y otras, que se visten en esa fecha de celeste y blanco.

“Estamos sumamente contentos porque por primera vez, luego de que en el barrio se ha vuelto una tradición y haya ciudadanos de otras zonas que también participan de ella, la actividad ha sido incluida en el programa de la agenda municipal”, dice con entusiasmo el dirigente.

Clara Calero, quien habita en el barrio Garay desde hace 37 años, espera con ansias la jornada. No solo porque se reencuentra con familiares que ahora viven en su mayoría en las ciudadelas Sauces y la Alborada, sino porque el sector se reactiva: se llena de música, y el comercio se multiplica.

En la ciudadela El Paraíso, ubicada en el norte de la ciudad, asimismo está previsto un pregón y otros programas que aún se están definiendo.

“Quizás hagamos una tómbola o un festival de comida criolla. Hay varias ideas en mente que estamos desarrollando”, precisa Marcia Barba, presidenta del Comité de Desarrollo Socioecológico del vecindario, que hace énfasis en que trabajar como barrio en este tipo de actos permite reencontrarse y unirse.

“Saber que todos estamos remando del mismo lado para honrar a Guayaquil y transmitir ese sentimiento a las nuevas generaciones, nos ayuda también a reconocer la labor que hacen nuestros vecinos. Incrementa el sentido de pertenencia”, resalta.

Algunos, por su parte, preparan la fiesta incluyendo un necesario repaso del hecho histórico que se recuerda, para así resaltar su importancia. Tal es el caso de la ciudadela Los Ceibos, cuyos residentes impulsarán charlas cívicas con la finalidad de conocer las raíces y la verdadera historia de la fundación de Guayaquil.

“Hay quienes ni siquiera saben cuándo o dónde ocurrió la fundación de la ciudad. Lo que tratamos, justamente, es educar a la comunidad guayaquileña en este tema”, explica Adolfo Klaere, presidente del Comité Los Ceibos.

Asimismo, en el centro de la urbe, el barrio del Salado alista una charla histórica sobre las tradiciones guayaquileñas, que dictará el conocido historiador porteño Ezio Garay. “Queremos que este evento sea tipo conversatorio, que sea algo ameno y ligero de entender para el público”, señala Gustavo Rivadeneira, presidente del Comité de Moradores.

En este sector también se presentará la obra teatral ‘Guayaquil en penumbras’, que narra las leyendas típicas guayaquileñas. Además, el barrio del Salado está organizando un evento de comida típica.

“Que los barrios se mantengan unidos y organizados. Los barrios tradicionales logran mantener viva a la ciudad, ese es el motivo por el cual el Salado se ha reactivado”, enfatiza Rivadeneira.

En el marco cultural gastronómico que organizan los barrios de Guayaquil por sus fiestas, destaca el Festival de la Calle Córdova, que este año tendrá su cuarta edición. Este evento de danza, juegos, música, orquestas y baile popular al aire libre revive la esencia de los barrios y el antiguo estilo de celebrar a la urbe.

En otras zonas, aunque no se ha apostado por el entretenimiento o el impulso de la cultura, sus moradores se han unido para embellecer de distintas maneras sus sectores. Urdesa, por ejemplo, está planificando una asamblea junto a otras ciudadelas vecinas del norte, como la Kennedy, Miraflores, entre otras.

“Hemos tramitado con el Municipio una campaña de aseo y de reciclaje. En julio llevaremos a cabo la asamblea con el resto de ciudadelas para conversar al respecto. A Urdesa hay que rescatarla. Antes de celebrar a Guayaquil con fiestas, queremos verla linda, ordenada. No se puede festejar nada cuando la casa está sucia”, dice Martha Béjar, presidenta de la Asociación Cívica y Cultural de la ciudadela Urdesa.

Algo similar realizará Mapasingue Oeste. “Queremos festejar con una minga de limpieza y un concierto alusivo a las fiestas”, anuncia Jonas Pincay, dirigente del sector.

Bingo en Los Ceibos para reintegrar

Aproximadamente 200 habitantes de la ciudadela Los Ceibos, situada en el norte de la urbe, asistieron la tarde del pasado sábado al bingo de reintegración de vecinos desarrollado en las instalaciones del comité de ese sector.

A más del bingo, cuyos premios eran pases para comer cangrejos, para obtener una pizza, tratamiento facial, platos, relojes, planchas y hasta televisor y acondicionador de aire, hubo premios para los más puntuales del acto y concursos para avivar los ánimos y reír.

“Lo que buscamos es la unión de los moradores”, comentaron los organizadores, miembros del comité.

La actividad también se efectuó para continuar recaudando recursos que se destinarán a comprar herramientas que refuercen la seguridad en el barrio. VLQ

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA