Francisco Vallejo: “Sospechamos que hay más de 100 centros clandestinos”

Entrevista con Francisco Vallejo, director ejecutivo de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess).

02 may 2019 / 00:01

El incendio del 11 de enero pasado dirigió la atención de las autoridades, tanto de salud como de seguridad, hacia estos establecimientos. Pero también sacó a la superficie el problema de los adictos, que según los propietarios de dichas instituciones “se multiplican” cada día, pero carecen de suficientes instituciones calificadas para recuperarse.

EXPRESO, en un reportaje anterior, conversó con los propietarios de las clínicas en proceso de licenciamiento y, ahora, el director nacional de Acess informa cómo va este procedimiento.

- La tragedia priorizó la atención de las autoridades a los centros de rehabilitación...

- Luego de este evento hemos podido dimensionar cuál es el problema. ¿Y qué tan grande es el problema? Inmenso. El abuso del alcohol y otras drogas no es un tema solamente de Ecuador, es mundial y creciente. Tiene como víctimas principalmente a jóvenes y en condiciones de pobreza. Eso (el incendio) nos dejó ver cómo está la situación y qué es lo que está pasando.

- ¿Cómo está la situación de los centros informales una vez terminada la prórroga de la Gobernación?

- Tenemos un universo más grande de Centros Especializados en Consumo Problemático en Alcohol y otras Drogas (Cetad) que estarían en proceso de licenciamiento. Actualmente, en Guayaquil, están en etapa de aprobación 67 establecimientos. En proceso de licenciamiento -en etapa final- están 3. Hay cinco licenciados, 7 que han cerrado (desde enero) y 67 están sin trámite. En total, 149 centros identificados en la ciudad. Adicional hay otro grupo, que no sabemos cuántos los integran, que son los ‘clandestinos, clandestinos’. Sospechamos que son más de 50, alrededor de 100.

- ¿Qué pasa con esos lugares ‘doblemente clandestinos’?

- Estos no los tenemos en nuestros registros. Estamos coordinando con la Policía, con la Gobernación para su clausura. De enero a abril se hicieron 61 operativos que resultaron en 34 clausuras. Porque no tienen personal de salud para rehabilitación. No tienen ninguna idea de tratamientos. ¿Qué hacen? Ayunos, baños de agua fría, golpes, más golpes y lectura de algunas escrituras. Eso no es rehabilitación, eso no puede ser.

- Pero hay familias que, motivadas por la desesperación y la falta de dinero para ingresar a una clínica regulada (cuyas pensiones sobrepasarían los 1.000 dólares), acuden a estos lugares... ¿Qué opciones hay para ellos?

- Eso, si bien no nos compete porque nosotros vemos la calidad de los servicios, quien presta servicios es el Ministerio de Salud (MSP). En el MSP (la rehabilitación) es gratis y tiene algunos Cetad en el país. Y si están llenos, ellos tendrían la posibilidad de comprar servicios a los Cetad licenciados.

- Los dueños de clínicas solicitaban una especie de ‘categorización’ y variaciones en la matriz de licenciamiento para que hubiera centros acordes a diferentes estratos económicos...

- Había una solicitud para bajar los estándares (de los requisitos que deben cumplir para licenciarse) y nuestra posición es ‘jamás, no puede ser, no es negociable’, porque están tratando con seres humanos y deben tener las condiciones mínimas.

Vamos a continuar con el asesoramiento, con el trabajo para que puedan cumplir. Con los otros centros que tienen condiciones de hacinamiento e insalubridad, vamos a continuar con las clausuras.

- Se acabó la prórroga, ¿les darán más tiempo o se retomarán las clausuras?

- Esa fue una primera parte. Nos queda una gran tarea para continuar asesorando y los que están en este proceso culminen, ya no hay una fecha límite. Para nosotros, mientras más rápido lo cumplan, mejor.

- ¿Se plantearon una meta sobre el licenciamiento?

- Una meta muy ambiciosa: que ojalá que la mayoría de los espacios cumpla con este proceso. Mire que tenemos cinco, y esperamos que al final de año eso se quintuplique; y que haya cada vez menos clausuras.

Nosotros queremos que los servicios que se prestan a estas personas (adictos) sean de calidad, con las cosas mínimas que tienen que cumplir.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA