Los equipos antiviolencia operan en 251 planteles

Estudiantes, maestros y padres se unen para disminuir la agresividad escolar. La Zona 8 es la primera en iniciar trabajo.

16 jul 2018 / 00:00

Durante mucho tiempo Carla Tenorio, de 14 años, ha tenido que soportar que sus compañeros le digan negra fea y la empujen en todos lados. Ahora espera que esta situación se termine una vez que el plantel, donde cursa el décimo básico, cuenta con un equipo antiviolencia formado precisamente para analizar estos tipos de conflictos.

En la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) se han conformado cerca de 300 brigadas en 251 instituciones educativas. Los equipos están integrados por la máxima autoridad del plantel, docentes, estudiantes, personal del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) y padres de familia.

Ellos se encargan de levantar información sobre los niveles y tipo de violencia, a través de pequeñas fichas que luego de 15 días son analizadas por el DECE para delinear un perfil de las formas de agresión, los hechos más frecuentes y planear estrategias que disminuyan los niveles de agresividad.

Jean Pierre Castro, presidente del Consejo Estudiantil e integrante del equipo antiviolencia del colegio réplica Guayaquil, explica que el rol de los estudiantes es generar alertas y denunciar cualquier tipo de agresión dentro y fuera de la institución. “La campaña nos permite ser partícipes y ayudar con nuestras alertas o denuncias a un compañero que esté pasando por temas de acoso o abuso”, enfatiza.

Eduardo Anchundia, de 17 años, cree que estos equipos evitarán que por una broma lleguen a matarse entre alumnos. “En algunas ocasiones he tenido que separar a mis compañeros cuando pelean, se insultan o se arrojan las maletas”.

Mariana Garcés, madre de familia, cuenta que en las reuniones de trabajo ha aprendido cómo detectar comportamientos agresivos que le han sido útil para aplicarlos en casa. “Siento que mi hijo está más protegido y si algo le llegara a pasar tiene el apoyo del DECE o de alguna autoridad que de inmediato me hará conocer lo que sucede”, comenta aquella madre que todos los días, y durante tres horas recorre las instalaciones del colegio para verificar que todo esté en orden. Otros representantes se turnan para apoyar en la jornada.

Juana Rodríguez, presidenta del comité de padres de ese colegio, cree que con este trabajo muchos jóvenes van a reflexionar para llegar a la paz.

El equipo se reúne para debatir varios temas, planificar actividades y exponer algún caso de comportamiento inusual de algún estudiante para dar seguimiento oportuno.

“A nivel institucional no tenemos mayor índice de violencia; esto nos motiva a continuar trabajando con cero tolerancia frente a los casos de acoso y violencia en nuestras instituciones”, expresa Sandra Paredes, psicóloga del plantel.

Este trabajo forma parte de la campaña Más conciencia, menos violencia, una nueva iniciativa que puso en marcha el Ministerio de Educación para frenar el acoso escolar.

Más detalles

Las cifras

En la Zona 8 se han reportado 175 casos de acoso escolar, entre 2017 y mayo del 2018. Los casos de violencia (física, sexual, psicológica y ciberbullying) suman 2.102 en el mismo período. Una encuesta de Unicef reveló que uno de cada cinco alumnos, de entre 11 y 18 años, dijo ser víctima de acoso escolar.

No denuncian

Solo el 15 % de los casos de violencia se denuncia. Esto puede ser por desconocimiento, por vergüenza, porque no les creen a los niños. “Cuando alguien dice que es víctima tenemos que apoyar y no aminorar el tema”, dijo María Fernanda Porras, subsecretaria para la Innovación Educativa y el Buen Vivir.

Lo más común

La Encuesta Niñez y Adolescencia desde la Intergeneracionalidad, que en el 2015 levantó Plan Internacional, World Vision y el Consejo Intergeneracional, entre otros, señala que el 7 % de niños enfrenta maltrato físico de sus profesores y que la agresión entre pares es la más común en los colegios.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA