Antes eran escuelas, ahora albergan animales y adicciones

Hay centros que se han convertido en bodegas y guaridas de drogadictos; otros siguen con bancas amontonadas. La comunidad pide que sean rehabilitados.

Guayas /
11 feb 2019 / 00:01

Dejaron de funcionar por la unificación y por la creación de las unidades educativas del milenio, en el Gobierno anterior. Hoy, las infraestructuras de las escuelas rurales continúan abandonadas y muchas de ellas se han convertido en bodegas, albergues de animales domésticos y guaridas de drogadictos.

La risa y la bulla que provocaban 35 niños se dejaron de escuchar en la escuela fiscal bidocente 12 de Octubre. El plantel, ubicado en el recinto San Antonio, del cantón Colimes, provincia de Guayas, fue cerrado hace más de cuatro años.

Vidrios rotos, moho en las paredes y pisos, parte del techo desplomado, así como papeles y pupitres viejos amontonados, dan cuenta del abandono en que se encuentra esta escuela.

La maleza se ha tomado sus alrededores y sirve de alimento para caballos, burros y chivos que pastan a todas horas; mientras que el lodo y los charcos de invierno sirven de piscinas para los chanchos.

El caso de la escuela fiscal unidocente Rosa Villegas del recinto Vista Alegre, cantón Santa Lucía, es similar. Los tres salones permanecen sin puertas, ni bancas, ni pizarras. Está abandonada desde hace tres años y rodeada de maleza, gusarapos y mosquitos.

Una de las aulas donde se educaban 50 niños, ahora es ocupada para el almacenamiento de quintales de arroz u otro elemento de trabajo de la comunidad. Algunos habitantes aseguran que en las noches se escuchan ruidos de animales que ingresan a los salones, así como de personas que llegan a drogarse.

Este es el panorama de al menos una centena de planteles unidocentes y bidocentes cerrados en la provincia de Guayas, cuya comunidad abriga la esperanza de que estos se reabran, de acuerdo con lo anunciado por el Gobierno nacional.

Según el Ministerio de Educación, el régimen anterior redujo de 19.000 a 12.000 las escuelas rurales, pero está previsto que en 2019 se reabran en todo el país solo 1.000 planteles con una inversión de 70 millones de dólares y 1.000 más en el 2020.

La medida es esperada con ansias por Diógenes Salazar, quien es líder del recinto La Clemencia, del cantón Daule. Él habita a pocos metros de la escuela fiscal N° 11 Jacinto Guillermo Torres, que fue cerrada hace cuatro años. El campesino lamenta que esta edificación esté botada, cuando antes, incluso, generaba movimiento económico para el sector. “Aquí se vendía comida, golosinas y frutas para los niños. Con tristeza vemos que la escuela pasa con las puertas abiertas y a veces en las noches entra gente desconocida a beber en las aulas oscuras”, comenta.

Esta escuela y la 12 de Octubre son las únicas edificadas en sus respectivos sectores. Por eso, desde que se cerraron, los estudiantes deben recorrer varios kilómetros durante media hora y hasta una hora en moto o en caballo. Lo hacen por caminos pedregosos o enlodados. El mismo panorama se repite para los alumnos de la Sierra, tal como publicó ayer EXPRESO tras acompañar a una niña de 12 años desde que se levanta cada día a las 4 de la madrugada para recorrer, sola, un áspero camino hasta llegar a clase en un recinto lejano a su casa.

Magdalena León, quien habita en el recinto La Victoria, en el cantón Balzar, cuenta que desde que la escuela Carlos Hidalgo cerró (la única en la zona), debe despertar a sus hijos a las cinco de la mañana para que puedan llegar a las siete a la escuela que está a cinco kilómetros de su sector. “Gasto 10 dólares semanales por el traslado de los niños, pero no tengo otra opción”, manifiesta.

El plantel cerrado está rodeado de excrementos de animales, maleza y textos escolares rotos dentro de un aula; mientras que un aula de la 14 de Septiembre, del recinto La Guadalupe, del mismo cantón, está ocupada por una familia de escasos recursos.

La comunidad de estas zonas de Guayas anhela que las escuelas vuelvan a estar cerca de sus casas. Pero las quieren remodeladas y equipadas para que sus hijos reciban una educación de calidad.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA