domingo, 19 agosto 2018
21:43
h. Última Actualización

El Salado, un estuario entre el turismo y la contaminación

El Municipio asegura que existe un 30 % de disminución de la polución, lo que permite realizar buceos. Expertos indican que los índices aún son elevados.

16 may 2018 / 00:00

“Lo mejor de Guayaquil no es que los índices de contaminación del estero hayan bajado en más del 30 %, lo mejor es Joffre, limpiándolo todos los días, orgulloso de cada tramo de manglar que ve cobrar vida. Es María, que enseña a sus nietos a no botar basura en la ribera. Son los peces y aves que regresan. Es Isabela y su padre Iván que se lanzan a bucear aquí y lo que encuentran es sorprendente y hermoso. Joffre, María e Iván saben que aún hay mucho por hacer, pero vaya si vale la pena. ¿Qué tal si ayudamos todos?”.

Esa es la descripción del vídeo publicitario con el que el Municipio ha emprendido una campaña para prevenir la contaminación del estero y que promociona una regeneración de sus condiciones, pero que incluye datos que sorprenden a la doctora Beatriz Pernía, investigadora de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Guayaquil, y quien ha medido en distintas ocasiones los niveles de polución de varios ramales del Salado. Especialmente los que colindan con el norte de la ciudad.

“En 2017 se hizo el estudio con otra profesora y se analizó una zona del estero entre el puente Zig Zag (Urdesa) y el puente 5 de Junio. Ahí se determinó que los niveles de coliformes fecales (bacterias provenientes de heces o aguas servidas) estaban demasiado elevados”, menciona Pernía.

Además, acota, se encontraron parásitos intestinales y estos dos son indicadores de que esa agua no puede ser utilizada ni siquiera para deportes acuáticos como el canotaje, “creo que es peor meterse a bucear porque tienen el riesgo de salir con infecciones”, sentencia.

Esos resultados, parte de una de las últimas investigaciones de un estudiante de la facultad, ponen en duda la teoría que tiene el Cabildo, que asegura que el porcentaje de disminución de la contaminación por coliformes fecales se da justo en esos tramos que han sido explorados por Pernía, entre 2013 y 2017.

“Los parámetros dbo (demanda biológica de oxígeno) y coliformes fecales que son los reportados, dan lugar a que haya una evolución favorable. Esas son las que están relacionadas con las descargas domésticas, esto significa que la obra pública ha sido efectiva y eficiente”, indicó a EXPRESO Bolívar Coloma, director de Ambiente del Municipio, quien precisamente ayer anunció la intensificación de los operativos de control, sanción y clausura para un sinnúmero de empresas que colindan con el estero y que persisten en descargar aguas residuales de forma ilegal.

La problemática, que fue abordada por este Diario en marzo del año pasado, presenta aún las mismas características: industrias vierten detergente, aceites, grasas, sustancias químicas, entre otros líquidos, directamente al estero. Como parte de los controles, informó Coloma, se han ejecutado 221 procesos sancionatorios, sin embargo, la reincidencia no ha podido ser eliminada.

“Ningún esfuerzo por mejorar o remediar el estero Salado funcionaría si no se detienen las descargas y eso sí tiene que quedar claro. A pesar de que yo sí he visto esfuerzo por parte del ministerio (Ambiente) y el Municipio, todavía no se eliminan completamente”, explica la doctora Paola Calle, directora del laboratorio de toxicología y salud ambiental de la Espol.

Calle tampoco cree que sea posible que, pese al anuncio de un 30 % de descontaminación, las personas puedan bañarse o bucear. “Al menos no en estos tramos de Kennedy y Urdesa, porque no solamente es la contaminación, es el resultado que la contaminación ha dado, es agua que no tiene oxígeno. Los niveles de mercurio y cadmio también son altos”, precisa.

Coloma, por su parte, dijo que ellos solo son responsables por los estudios que tienen, “hay una evolución y esos son los datos que les podemos proporcionar”, insistió. Y mencionó que pese al peligro que representa que empresas aún descarguen sus aguas residuales en el estero, ellos se encargan de mejorar las condiciones para que los deportes acuáticos, como el buceo, se sigan realizando en el Salado.

La basura en el estero aumenta

La doctora Pernía cree que la disminución a la que se refiere el Cabildo puede ser por la limpieza que a diario realiza la empresa Visolit en el estero. Sin embargo, Coloma mencionó ayer que la cantidad de basura que se recoge en los ramales ha ido aumentando poco a poco.

“Se recogen un promedio de 700 toneladas mensuales. Ese dato no es tan favorable y refleja que los guayaquileños están arrojando más desechos al estero. Ese dato es desalentador, la tendencia debe ser que los ciudadanos actúen junto a las autoridades para disminuir la contaminación”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA