El misterio narrativo de Mónica Ojeda

La autora lanza la reedición nacional de ‘La desfiguración Silva’. La novela fue galardonada en Cuba.

07 may 2017 / 00:00

Escribir es como adentrarse en un bosque armada solo de una brújula. El destino es incierto, la ruta lo es más. Así describe la autora Mónica Ojeda el proceso que culminó en ‘La desfiguración Silva’, su primera novela.

“No tenía una idea clara de hacia dónde iría cuando empecé a escribirla. Me movió un interés en torno al arte como la autoría, el apropiacionismo, la ética de la estética y la realidad versus la ficción. Cuando la terminé me sentí aliviada porque, cuando la escritura es indagación, el proceso te conduce, con suerte, a lugares inesperados”, contó a EXPRESO.

La novela, que en 2014 obtuvo el galardón Alba Narrativa en la Feria del Libro de Cuba, gira alrededor de un misterioso guion cinematográfico que es investigado por profesores y estudiantes de un instituto de artes y cuya autora, la enigmática Gianella Silva, es una presencia fantasmagórica dentro de ella y de quien solo se conoce su afiliación ideológica.

A casi tres años de su lanzamiento, ‘La desfiguración Silva’ regresa a las estanterías, esta vez en una reedición elaborada por la editorial guayaquileña Cadáver Exquisito.

Pero, cuando muchos autores reniegan de sus primeros libros, especialmente con otros ya publicados de por medio, Ojeda dice, entre risas, no avergonzarse de su debut literario y añade que, en él, aún encuentra mucho de sí misma.

La nueva edición, además, cuenta con una serie de fotografías que se debieron omitir en su primera edición, lo que asemeja más el libro al concepto original de la escritora.

Entre esas características reiterativas en la narrativa de Ojeda están las voces fragmentadas y el relato al estilo detectivesco que mantiene al lector en ascuas. Es una técnica que se vive también a través de ‘Nefando’, impactante novela lanzada el año pasado.

“Supongo que ese formato ha surgido de forma orgánica y en correspondencia con lo que es la escritura para mí: una indagación. No soy una novelista que hace un esquema del argumento y de sus personajes antes de sentarse a escribir. No soy tan ordenada. Hay novelistas que son como arquitectos y crean estructuras muy sólidas, resistentes y bonitas basándose en una planificación previa. En mi caso, no es así. Planifico sobre la marcha. Descubro cosas sobre la marcha. Escribo como una detective”, señaló.

En esta novela, el misterio ahonda en si es o no Gianella Silva la creadora de dicho guion, la investigación que los esnobistas estudiantes y docentes realizan al respecto y en cómo la representación cinematográfica del personaje, elaborado por los hermanos Terán, difiere con quien ella era en realidad.

Esta es la verdadera cavilación de la obra; la capacidad de las palabras para reescribir la historia, y de los relatos falsos para imponerse sobre acontecimientos verdaderos.

“Las entrevistas están “levemente retocadas”. Los personajes que hablan podrían estar mintiendo. ¿De qué hablamos cuando hablamos de historias verdaderas? ¿De qué hablamos cuando hablamos de verdad? ¿Puede lo falso devenir en verdadero? ¿Ficcionalizamos nuestras vidas? ¿Puede una vida ser una obra de arte?”, reflexionó la escritora.

Con respecto al futuro, dice no tenerlo del todo claro. Al momento, tiene listo un poemario y trabaja en una nueva novela sobre la cual prefiere no dar detalles. “A ver qué sale”.

Frase

“No me interesa el arte como espacio de reivindicación de cosas que no entiendo bien, como la identidad y lo nacional. Me interesa el arte que reivindica lo humano”.

BIOGRAFÍA DEL AUTOR.

Nació en 1988. Es Licenciada en Comunicación Social con mención en Literatura y Máster en Creación Literaria. ‘La desfiguración Silva’ ganó el premio Alba Narrativa en 2014. También ha publicado la novela ‘Nefando’ y el poemario ‘El ciclo de las piedras’.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA