Del arte sí se vive y se vive bien: el desafío de 40 emprendedores

El Disrupt Challenge es una oportunidad conectar el mundo artístico con el de los negocios y la tecnología. Aquí algunas estrategias para que las ideas sean verdaderos proyectos.

16 jul 2018 / 16:14

El Disrupt Challenge sigue su curso en Guayaquil y busca unir dos “mundos desconectados”, —como calificó Néstor Ramón, director de One Nest e impulsador de esta iniciativa — al lado artístico y al que tiene que ver con negocios y tecnología.

Para hacerlo, se seleccionó a 40 personas con diferentes habilidades, que del 13 al 15 de julio, examinarán los retos planteados para generar propuestas innovadoras.

Karla Román y Luis Jácome están entre los 10 equipos que se conformaron y cada uno tiene sus metas, pero coinciden en que quieren mejorar la experiencia de los espectadores.

Karla: “Me quiero enfocar en la parte cinematográfica, como un camino para potenciar las tradiciones ecuatorianas. Revivir la historia a través de una serie, por ejemplo”.

Javier: “Ver una película, una obra de teatro y poder decidir qué va a pasar con la historia. Es decir, que no seas solo receptor sino cocreador de contenido”.

El principal ingrediente aquí es el lado creativo y artístico, que esta vez quiere tomar tanta relevancia para hacer de la cultura algo económicamente rentable.

Hugo Avilés, dramaturgo y asesor de la Casa de la Cultura núcleo Guayas, resumió en tres preguntas las dificultades de quienes eligen al arte como estilo de vida:

- ¿Vas a ser artistas? ¿De qué vas a vivir? ¿De qué vas a trabajar?

Para terminar con ese cliché, Daniel Álvarez, arquitecto de soluciones empresariales de IBM, contó de las oportunidades que hay actualmente: explosión de la data, cloud (información en la nube) e inteligencia artificial.

A esas tres cosas Álvarez las calificó como un “punto de inflexión” desde lo digital y que por lo tanto, deben ser aprovechadas. Lo dijo en el marco de las charlas del Disrupt Challenge.

Por lo tanto la apuesta, según este experto, debe estar enfocada a los negocios cognitivos que es donde estaría el extra diferenciador para un emprendimiento.

Dicho así suena poco comprensible, pero lo de cognitivo tiene que ver con el sistema que se usa y un buen ejemplo de eso está en el modelo Virtus de Volkswagen, que permite con una sola foto de su panel digital saber qué fallas o cambios tiene el vehículo.

El público al que se dirigía este especialista de IBM, eran los estudiantes, docentes y profesionales seleccionados como los mejores perfiles del Disrupt Challenge. Como ellos, mencionó, hay 45 millones de emprendedores en toda la región.

Al haber siempre proyectos, estos son los problemas más comunes que se deben sortear para que la idea llegue a buen término:

- Falta de financiación, competencia, modelo de negocio erróneo y falta de herramientas.

Es así como esta incubadora que tratará de dar soluciones a la industria cultural tiene como base la economía naranja, donde el comercio de bienes y productos creativos son los protagonistas.

El panorama entonces es favorable y esta vez 40 personas quieren conquistar con iniciativas a la cultura y que así, esta sea un producto de consumo masivo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA