Reciclar, el pendiente de los municipios

Los gobiernos locales del Guayas no separan los desechos desde la fuente. En el país, Loja es un ejemplo por sus políticas sobre el tema.

Guayas /
28 oct 2019 / 00:34

El correcto tratamiento de desechos sólidos y el impulso al reciclaje es un tema pendiente en la provincia. Así lo devela este reportaje que escudriña los procesos de tratamiento de basura de siete de los veinticinco cantones del Guayas.

Algunos como Durán y El Triunfo, trabajan todavía con basureros a cielo abierto, ninguno tiene procesos de selección de desperdicios desde la fuente, pese a contar con ordenanzas que lo exigen. Otros, como Guayaquil, que contrataron a empresas recolectoras, no incluyen ese paso en el proceso.

Destaca la iniciativa de Samborondón, que aunque tiene aún en planes el reciclaje desde los hogares, cuenta con personal que separa el material reutilizable una vez que la basura es llevada al relleno sanitario.

El pulso de las metodologías de tratamiento de desechos sólidos de estos territorios tiene un desarrollo precario si se comparan con Loja, que es ejemplo en el país.

▷Lea también: El reciclaje se mantiene en la voluntad ciudadana

Esta entrega deviene de la alerta de ambientalistas en un reportaje de este Diario, que analizó la invasión de plástico en un sector de la isla Puná, y que develó, entre otras cosas, el mal manejo de desechos sólidos en el país.

Guayaquil

La ciudad más poblada del Guayas es, por consecuencia, la que más basura recoge. Con 2,2 millones de habitantes, registra 131.000 toneladas de desechos al mes, según del Municipio. El contrato con la empresa encargada de la recolección, Puerto Limpio, sin embargo, no estipula la obligación de hacer selección de desechos. La Ordenanza que norma el reciclaje de los desechos sólidos recuperables no peligrosos obliga al ciudadano a realizar la separación para facilitar el trabajo a los chamberos de cada barrio, que es la solución que ha propuesto en campañas Puerto Limpio; pero eso simplemente no se cumple en la mayoría de hogares.

Durán

Dalton Narváez, el alcalde que administró Durán antes de Alexandra Arce y que regresó a ese Municipio, dice haber heredado de la anterior administración un botadero de basura a cielo abierto, colapsado y en estado crítico, que aún se usa mientras se espera el cierre técnico del mismo y la construcción del relleno sanitario, que actualmente se encuentra en proceso de construcción. En tres meses, asegura, estará resuelto “el problema”. Durán tiene medio millón de habitantes y recoge a través de Durán Limpio 200 toneladas de desechos al día. Al igual que Puerto Limpio, Durán Limpio no separa los desechos reciclables porque no está en el contrato y todo se trata como basura común. Se sugiere, sin embargo, reciclar desde el hogar y entregar a los chamberos antes de que pase el camión recolector.

Samborondón

Es uno de los pocos cantones que cuenta con relleno sanitario en la provincia. Además de solo depositar allí la basura, Samborondón recupera todo el material reciclable con aproximadamente 40 colaboradores independientes antes de tratar los desechos, afirma Édgar Muñoz, director de Medio Ambiente de ese Cabildo. Con 90 mil habitantes, 110 toneladas de basura se entregan a los camiones recolectores del Municipio, que no contrata a otros para este trabajo. El funcionario indica, además, que en futuro se realizarán proyectos de separación en la fuente y se analizará el sistema de Loja, que es aplaudido por su eficiencia (ver nota a la derecha).

Daule

Con 20 mil habitantes y 200 toneladas de basura al día, Daule se suma a los gobiernos locales que no cuentan con procesos de selección de basura antes de que esta sea llevada al botadero por los camiones municipales, reconoce Juan Carlos Fernández Vega, director de Servicios Públicos. En el cantón es crítica la mala disposición de los residuos sólidos, reconoce el funcionario, quien apunta a la falta de educación en la población, pero no precisa ningún esfuerzo municipal para cambiar este escenario.

Milagro

Los mercados municipales, centros de recreación y centros comerciales son los que mayormente generan más cantidad de desechos diarios en Milagro. Se suman las ciudadelas no legalizadas que tienen difícil acceso y caminos vecinales no adecuados para el ingreso de vehículos de recolección, confirma Pedro Albán, director del departamento de Higiene y Servicios Básicos. Este Municipio tampoco cuenta con una separación de desechos desde los hogares. El material, recogido por camiones de la entidad, es llevado al relleno sanitario sin ningún tratamiento adicional que optimice la reutilización del plástico. El proceso de Loja, que incluso tiene tachos con códigos para hacer responsables a las familias de la separación adecuada, es un trabajo que requiere de mucho tiempo, explica Albán. “Creemos que primero debemos mejorar nuestro sistema de recolección de desechos, para luego poder exigir al ciudadano su parte”, reconoce.

▷Lea también: La industria plástica diseña su política para el reciclaje

Playas

Un botadero a cielo abierto es la herramienta de General Villamil para depositar sus desechos. No existe un relleno sanitario. Los desechos son introducidos en celdas emergentes donde se entierran y luego se cubren para evitar contaminar. Este cantón de 65 mil habitantes genera 1.200 toneladas de basura al mes, indica Jonathan Muñoz Rojas, gerente general de la Empresa Municipal de Aseo, encargada del servicio de recolección. El funcionario reconoce la existencia de botaderos ilegales y que pese a que existe una ordenanza que dispone a la ciudadanía presentar de una manera diferenciada sus desechos, no se cumple adecuadamente. Además, aún no se aplica el proyecto de reciclaje que esta empresa pública creada en 2016 tiene en agenda, pero asegura que está “en los planes de la entidad”.

El Triunfo

Sin relleno sanitario y sin tratamiento adecuado de desechos, El Triunfo es un reflejo de aquellos cantones pequeños que ni siquiera han podido lograr que su basura hospitalaria reciba un rumbo adecuado, confiesa Leonardo Vásquez, jefe de Medio Ambiente. Las 670 toneladas al mes van a parar a un botadero a cielo abierto, aunque asegura que se espera un relleno sanitario. Este cantón, además, carece de campañas de concienciación y tampoco posee una ordenanza.

Las soluciones

Reciclar, el pendiente de los municipios

Estandarizar

Hay normas internacionales y locales que ayudan a estandarizar el servicio de separación de desechos desde la fuente que aquí no se aplican, critica el experto en urbanismo Carlos Jiménez. A través de esta herramienta, se puede separar no solo el plástico, sino también el vidrio.

Aprovechar

Las autoridades deben tener en cuenta que si se tratan adecuadamente los desechos hay otros beneficios. El catedrático y urbanista Héctor Hugo explica que de residuos sólidos se extrae desde electricidad hasta abono. Los cabildos pueden unirse y construir una planta.

Ordenar

El cambio debe empezar en los municipios, insiste el ambientalista argentino Luis Martínez. Es momento de planificar cuáles son mejores destinos para los desechos sólidos. Eso solo se hace a través de políticas públicas y un verdadero compromiso de las autoridades, explica.

Educar

Una vez implementados los cambios de forma, en la malla curricular deberían incluirse programas educativos que insten a los pequeños a reciclar; pero no por un momento, sino permanente, apunta la bióloga Natalia Molina, catedrática de la UEES. “Esto es interinstitucional”.

Vigilar

Muchas comunidades descargan basura en los barrancos, sobre los bosques, critica la bióloga Natalia Molina, por lo que sugiere que exista mejor vigilancia. Además, afirma que los municipios no son los únicos actores. Los delitos ambientales deben denunciarse en Fiscalía.

Decidir

El Estado debe asegurar que los municipios cuenten con botaderos técnicos y obligar a que mejoren la gestión de desechos, hagan campañas de reciclaje y tomen otras medidas, expone Daniela Hill, bióloga, máster en Administración Ambiental y activista.

Otros cantones

Manta y Babahoyo, otra muestra

Manta maneja un promedio de 260 toneladas de desechos al día, tiene relleno sanitario, pero ni eso impide la existencia de botados en quebradas, barrancos o riberas de los ríos, lamenta Héctor Bowen, director de Higiene y Salubridad.

Carlos Rivera, director de Servicios Públicos de Babahoyo, indica que “el problema de la no selección es la gente y los chamberos”. El país replica la historia en todas las ciudades.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA