Hubo 1.593 denuncias más de violencia intrafamiliar en un año

Según la Fiscalía, hay un alza del 15 %. Menos del 2 % de esos miles de casos llegan a una sentencia. En su mayoría, las víctimas desisten por las amenazas.

25 may 2019 / 00:01

Ocurrió la mañana de un jueves de abril pasado. Una mujer llegó sangrando hasta la Unidad de Flagrancia de Violencia de Género, situada en el norte de Guayaquil. Tenía dos cortes en el cuello que, en una pelea, le había hecho su esposo. La denuncia fue receptada por tentativa de femicidio, recuerda la fiscal Daniela Zapata.

Al día siguiente, pero en la noche, la funcionaria ya no estaba en la entidad, pero sus compañeros le contaron que la misma mujer había regresado “totalmente histérica”, para reclamar por qué habían metido presa a su pareja.

Según estadísticas de la Fiscalía, este caso sería uno más del 98 % de denuncias por violencia intrafamiliar que no llegan a tener sentencia en la provincia del Guayas porque la denunciante desiste del proceso.

Michell Luna, también fiscal de la misma unidad, comenta que la situación se complica para los operadores de justicia no solo porque la víctima no asiste a las audiencias o quita la querella, sino porque de 30 de esos casos, solo uno es por voluntad de la violentada.

“La mayoría se rehúsa a seguir porque están siendo víctimas de presiones, de amenazas o de cualquier otra circunstancia que las obliga a venir a ellas contra su voluntad a decir: ‘Ya no quiero continuar’. Hay un porcentaje muy mínimo que lo hace porque solucionó el problema”, aseguró.

Pero la situación se agrava. La violencia intrafamiliar (con denuncias de agresiones de tipo físico, sexual y psicológico) ha registrado 1.593 denuncias más en 2018 que en 2017. El año pasado, la Fiscalía recibió 10.639 denuncias, versus 9.046 de 2017. Un aumento del 15 %.

En lo que va del año, la entidad ha receptado 3.812 quejas, de las cuales aproximadamente 60 han tenido sentencia. El año pasado recibieron 15.142 denuncias, pero 216 tuvieron sentencia a favor o en contra del sospechoso.

Aunque según informaron voceros de la entidad, las cifras de denuncias con sentencias “no son las finales porque la entidad competente para emitir las cifras exactas es el Consejo de la Judicatura. Pero son una referencia”.

La fiscal Luna confirmó que en un alto porcentaje de casos de violencia intrafamiliar, las víctimas desisten del proceso judicial, con otras variables: la omisión, complicidad o hasta el fraude procesal, también derivados de amenazas directas o indirectas.

Recordó que en una ocasión una mujer llegó con su hija, que había sido abusada sexualmente por su cuñado, a poner una denuncia. Luego la señora cambió su versión para ‘justificar’ al agresor.

“En primera instancia dijo que escuchó gritar a su hija y vio a su cuñado salir de la habitación. En la segunda versión, en una declaración juramentada, cambió lo que dijo y mencionó que se había equivocado, que no fue su cuñado”, relató.

Luna detalla que en este tipo de circunstancias se aplica un seguimiento psicológico, que en muchos casos termina revelando que hay presiones o amenazas.

Por este tipo de acciones, precisa, la Fiscalía puede iniciar por oficio un proceso judicial que también derive en sanciones para quienes caigan en esta conducta.

La complicidad también es sancionada, de acuerdo con el artículo 43 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que precisa que “responderán como cómplices las personas que, en forma dolosa, faciliten o cooperen con actos secundarios, anteriores o simultáneos a la ejecución de una infracción penal, de tal forma que aun sin esos actos, la infracción se habría cometido”.

Por ejemplo, apunta Luna, cuando una persona sabe que su hijo u otro pariente es violentado por otro familiar y calla o lo encubre. “En muchos casos, las víctimas o cómplices se sienten culpables, no solamente por lo que le pasa a su pariente, sino porque piensan que van a destruir su hogar”, menciona.

EXPRESO publicó en un reportaje anterior que en Guayaquil el distrito que registra más casos de violencia intrafamiliar es Nueva Prosperina, según estadísticas del Departamento de Violencia Intrafamiliar (Devif) de la Policía Nacional.

Solo en este cantón, la Fiscalía recepta un promedio de 1.000 denuncias mensuales por estos delitos, de las cuales el 24 % se concentra en zonas del sur de la ciudad.

Estadísticas

Guayas tiene mitad de las denuncias

De acuerdo con las estadísticas del Consejo de la Judicatura, en lo que va del año se han ingresado 16.821 denuncias por violencia intrafamiliar solo en la provincia del Guayas, de las cuales se han resuelto 11.162. Sin embargo, dentro de la última cifra se incluyen los procesos sobreseídos o en abandono.

A nivel nacional, hasta abril se receptaron 32.480 causas, de las cuales 24.025 han sido ya resueltas.

Esto quiere decir que el 51 % de las denuncias del país por violencia física, psicológica o sexual está en la provincia del Guayas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA