martes, 14 agosto 2018
01:05
h. Última Actualización

Vía a la costa registra 25 robos a domicilio

Los datos corresponden al 2018. El más violento ocurrió el domingo en Puerto Azul. La ciudadela ejecuta acciones preventivas.

13 jun 2018 / 00:01

La escena fue similar a la de una película de terror. Dos hombres completamente armados ingresaron por el patio de la villa 14 de la manzana C3 Prima, en Puerto Azul, y amenazaron de muerte a los cuatro miembros de la familia, incluido los niños, y luego los amordazaron y maniataron sin piedad. El hecho sucedió a las 12:42 del domingo, duró casi tres horas; y según consta en el parte policial, el robo -que alcanzó pérdidas de hasta $ 20.000 (entre dinero y joyas)- culminó con la retención de una de las víctimas.

Al verse alertados por tres campaneros, que se encontraban en un auto en los exteriores de la residencia -cita el documento- los infractores se alteraron y se llevaron al jefe de hogar, que fue obligado a conducir su auto y a salir de la ciudadela, burlando así los filtros de seguridad. El hombre fue abandonado, amarrado, entre los matorrales en plena vía.

Y aunque, tras la denuncia, los ladrones fueron capturados horas más tarde por la Policía, a los residentes les preocupa que el hecho se vuelva a repetir; sobre todo porque en lo que va del año, reportan las estadísticas del Distrito Ceibos, se han registrado 38 robos a domicilio entre Los Ceibos y vía a la costa. De ellos, 25 en este último lugar.

Del total, sin embargo, precisa el oficial Luis Puga, jefe del Distrito Policial, solo el último caso ha resultado “ser tan grande” o violento. El resto corresponde a hurtos de televisores, computadoras, bicicletas, dinero y hasta herramientas.

Respecto al hurto reciente, Puga manifiesta que se está confirmando si hubo complicidad por parte de los guardias o el personal que labora en el vecindario.

De los cinco delincuentes, cuya detención fue posible gracias a las cámaras de seguridad de Puerto Azul que grabaron los rostros y la placa del vehículo en el que se movilizaban, han capturado a tres.

“Si en otras zonas de Guayaquil y La Puntilla es común que sus propios trabajadores colaboren en este tipo de actos, ¿por qué aquí no podría pasar? Este es un llamado a ver bien a quién contratamos”, dice a EXPRESO un morador que pide no publicar su nombre.

No hay que ser más confiados, coincide Belén Pástor, también residente. “El problema aquí es que la gente alquila sus casas sin indagar si esta será ocupada como un centro de operaciones en el que se conocerá, por ejemplo, cómo laboran los guardias”.

Pástor considera que, aunque se pierda “aún más la libertad”, las garitas deben establecer más control. “Por las plazas comerciales y la iglesia que allí se levantan, uno entra sin problema, a pie, y eso convierte al lugar en un área vulnerable”, matiza Sandra Arboleda, de Arcadia.

Sobre el suceso, Reynaldo Cañizares, miembro del Comité Promejoras de Puerto Azul, ha asegurado que para prevenir hechos similares se instalarán más cámaras y reflectores de alta potencia, a fin de mantener el vecindario en su totalidad iluminado; y se trabajará de forma conjunta con la Policía. Dos agentes circularán de forma permanente por el interior. “De ver personas sospechosas o que circulen sin motivos justificados serán retenidas para ser investigados por la Fiscalía”, precisa.

En febrero de este año, en una ciudadela ubicada en el kilómetro 14,5 de vía a la costa, tres familias se llevaron la sorpresa de que algunos objetos (entre ellos, joyas) habían sido sustraídos de sus viviendas el mismo fin de semana.

Al igual que en Puerto Azul (así se confirmó con quienes ingresaron a la villa 14), se supo que los ladrones ingresaron por la parte posterior de la urbanización, aledaña a los terrenos baldíos, y no por las casetas de ingreso.

Faltan medidas de prevención

Aunque el índice delictivo es pequeño a comparación de otros lugares de la zona 8, en vía a la costa este tipo de delitos se mantienen, asegura el mayor Puga, porque a los moradores les hace falta tomar más medidas de prevención. Hace hincapié -y en ello corroboran otros expertos- en que las ciudadelas tengan más control interno, cerco eléctrico en perímetro, barreras con sensores sobre los muros laterales y seguridad en la parte trasera de la urbanización.

Datos

Seguridad

En un reportaje pasado, Héctor Atiaga, gerente de una empresa de seguridad, citó factores que facilitan el ingreso de la delincuencia. Entre ellos, que los guardias no estén bien capacitados. A veces, por los bajos costos contratan a conserjes que no saben cómo reaccionar ante un delito, y eso los vuelve vulnerables.

Medida

Para fortalecer la seguridad en Puerto Azul, el Comité invertirá en un taller para que su personal aprenda a detectar cualquier suceso anómalo. Los expertos instan a los vecinos a no dejar sus puertas sin seguro o bienes en los patios. “Vivir en un lugar cerrado no implica que no puedan atravesar la barrera”, advierten.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA