Una zanja contaminante de 16 kilómetros en La Aurora

Hay malos olores, mosquitos, ratas y hasta culebras, según los vecinos. Han enviado solicitudes sin respuesta. Amagua alega que cumple con su parte

11 ene 2019 / 00:00

Los residentes de las urbanizaciones de La Aurora, en Daule, entran y salen de sus viviendas indignados por el mal olor y la contaminación de una zanja, que nace desde unas arroceras ubicadas a la altura de la estación de peaje de Daule y pasa delante de sus hogares.

A mediodía, Isabel Núñez, residente de Milann, espera un taxi cerca de este canal. Molesta, se lleva la mano a la nariz para no percibir el olor putrefacto del agua estancada.

“El olor es fuerte, a veces insoportable. Y no es solo por el invierno, esto apesta todo el año. Deberían hacer un ducto cajón o tapar la zanja, así como se hizo en Las Orquídeas”, recomienda la moradora.

Mientras Núñez mira el agua verde entreverada con desperdicios y maleza, lamenta y teme que la zanja se haya convertido en un basurero y en hábitat para animales como ratas y mosquitos.

Este cuerpo hídrico recorre 16 kilómetros desde la estación de peaje de Daule hasta llegar al estero Sabanilla, teniendo como destino final el río Daule. En su paso, el canal afecta al menos a tres instituciones educativas, cinco centros comerciales y cuatro urbanizaciones: Milann, Cataluña, Napoli y Arboletta.

Ginger Cruz, quien trabaja en una panadería cercana a la urbanización Cataluña, también se siente afectada por la contaminación de este canal.

“Con esa zanja viene un mal olor terrible. Cuando hace sol parece que empeora, pero de igual forma siempre huele mal. Llegan mosquitos que traen zika, pero también llegan moscas, que afectan nuestro negocio”, explica.

Los administradores de los centros comerciales y usuarios del sector confirman dicha problemática.

“Toda la inversión que se ha hecho en este sitio ha sido privada. Nunca ha sido del Municipio. Nosotros pagamos por nuestros impuestos y seguimos viviendo así. Allí hay unas ratas que parecen perros, mosquitos y hasta culebras”, describe Eduardo Ochoa, usuario de un centro comercial del sector.

Sulma Salinas, administradora de la etapa Altagracia de la urbanización Milann, explica que ya perdió la cuenta de cuántos oficios han hecho los moradores a la concesionaria Amagua para que les arreglen el problema. Sin embargo, “la contaminación continúa afectándonos”, reitera.

EXPRESO habló con Cristhian Panta, técnico de alcantarillado de Amagua, quien argumentó que el conflicto de la zanja se debe a una falta de coordinación entre el Municipio de Daule y su institución, quienes tienen la competencia del canal, según se observa en la gráfica.

“Nosotros hacemos la limpieza en la época invernal desde Compostela hacia acá (Samborondón). Nosotros no podemos limpiar sectores puntuales, sin que eso vuelva a ensuciarse porque la basura se arrastra desde el peaje, y esa zona no es nuestra”, asegura.

Dada la problemática, Panta indica que ya se ha enviado oficios al Municipio de Daule para solucionar la contaminación de manera integral. No obstante, aseguró que no han recibido ninguna respuesta al respecto.

Por ahora, Amagua ofreció realizar la limpieza de la zanja, dentro de dos semanas, aunque esa solo sea una fracción del cuerpo hídrico, que arrastra desperdicios desde la altura del peaje de Daule.

El Municipio de Daule, por su parte, negó que la zanja sea su competencia, y aclaró que ese tema le corresponde a la Prefectura del Guayas.

Luis Crespo, director del Departamento de Concesiones de la Prefectura del Guayas, aceptó que tienen la competencia y dijo que por ahora prefiere no emitir comentarios al respecto. Solo quedó en hacer hoy una inspección del sitio.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA