Nebot: la ciudad que recibió y la que deja

Cifras. Hay aspectos en que Guayaquil tiene indicadores con alza en estos 19 años, pero otros que se mantuvieron o descendieron.

14 may 2019 / 00:01

Guayaquil tiene al menos 600.000 pobladores más que cuando Jaime Nebot asumió su primera alcaldía (en agosto de 2000), cuando promediaba los 2 millones de habitantes. Solo esa nueva cantidad de personas le bastaría para convertirla en la tercera ciudad más poblada del país.

Y en extensión, solo entre 2000 y 2010, pasó de 17.284,41 hectáreas, a 28.654,21. Esto es, sin considerar la nueva zona de Monte Sinaí, Voluntad de Dios, Socio Vivienda y otras que surgieron en la presente década.

Pero no es solo una ciudad que creció en pobladores y extensión en estos 19 años de gestión de Nebot, sino que también mejoró, mantuvo o descendió en ciertos aspectos o indicadores urbanos y sociales.

Así lo evidencian una serie de cifras recopiladas por este Diario, que buscan mostrar cuál es la ciudad que recibió y la que deja el alcalde saliente.

Algunos aspectos son de exclusiva o directa responsabilidad, como la cobertura del servicio de agua potable y alcantarillado o la cantidad de parques. Otros son compartidos, como la preservación del estero Salado y el control de las canteras; y también están temas que no son de competencia municipal, pero que son claves para su población, como la seguridad; la cobertura y acceso a salud y educación; o el índice de empleo y el nivel de instrucción.

Así, en estas casi dos décadas, Guayaquil elevó la cobertura de agua potable del 63 % al 95 % de su población, aún cuando esta también crecía. Pero es también la ciudad donde en 2007 se registraban 224 homicidios por año, mientras que en 2018 se reportaron 200.

Nebot ha destacado algunas obras correspondientes a su gestión, como la reconstrucción de la terminal terrestre; la regeneración urbana, la pavimentación de calles y la construcción de 2.000 parques.

De igual modo, el haber pedido la competencia del aeropuerto, así como la del tránsito y transporte, donde incluye como logros la puesta en marcha del sistema masivo Metrovía, el mejoramiento y ordenamiento del servicio de buses; y le suma la futura apertura de la Aerovía

Además, ha reivindicado el haber colaborado con ámbitos no municipales como el combate a los delitos a través del plan Más Seguridad; así como el apoyo a la salud y educación con las clínicas móviles y brigadas médicas, o la entrega gratuita a planteles y estudiantes de libros y computadoras.

Al final, las cifras muestran un Guayaquil donde los servicios municipales mejoraron; mientras, a la vez, aspectos sociales como el desempleo o la inseguridad se mantuvieron.

Y que, como ha reconocido Nebot y coinciden representantes de barrios y gremios, hay una evidente obra, pero también quedan cosas pendientes.

¿Cuál fue la mejor obra de Nebot y la principal deuda?

Gelacio Mora, dirigente del Tejido Social de Guayaquil

“A través de la competencia del tránsito, empezó a mejorar la movilidad y los transportistas adquirieron unidades nuevas y menos contaminantes”.

“La regeneración y la transformación urbana han sido los motores del cambio de imagen de la ciudad”.

“Falló en no ser drástico con la operadora de recolección de basura; y no sancionar a quienes ensucian la ciudad”.

Guillermo Ayala, presidente de la Federación de Urbanizaciones de vía a la Costa

“Él nos dio la apertura para exponer nuestros problemas. Impidió la construcción de una planta de transferencia de basura al ingreso de la arteria, clausuró 7 canteras y una fábrica que operaba de forma clandestina. Actuó”.

“Sin embargo hubo temas, como el de la movilidad, que quedaron a medias. Nos deja la sensación que nos faltó tiempo para trabajar con él, esperamos tener la misma apertura con la siguiente alcalde”.

Adolfo Klaere, presidente del Comité Los Ceibos

“El haber levantado el estima de los guayaquileños con obras como la construcción del Malecón y la Perla, la regeneración urbana, fue lo más importante”.

“Y lo que anhelamos es que ese camino continúe. Que obras como la construcción de la planta de tratamiento de Las Esclusas, finalicen; y como la creación del Centro Cultural Bicentenario, que propusimos, se hagan finalmente realidad”.

Felipe Huerta, urbanista y participó en la creación de las rutas de la Metrovía

“El haber conectado el Malecón 2000 con los malecones de El Salado fue una gran obra positiva. Esto con la reestructuración del centro urbano y mejoramiento del espacio público y la cobertura de servicios básicos”.

“La deficiente accesibilidad, porque la Metrovía no está completa, hace que esto no sea 100 por ciento explotado por el ciudadano. Falló en cuanto a accesibilidad por la deficiente movilidad urbana”.

Betzabeth Pilaloa, presidenta de la Asopléjica, activista por la inclusión.

“En temas de inclusión se deben destacar las becas y programas otorgados por el Municipio, terapias físicas, de lenguaje, un centro de cómputo, parqueos inclusivos y buses con rampas hidráulicas”.

“Aún así, falta trabajar en la accesibilidad de las veredas en ciertos sectores, hay que sensibilizar a las autoridades para que entiendan la problemática y se debe mejorar los accesos en locales comerciales”.

Jannet Avilés, miembro de la Asociación de jubilados del IESS

“Las obras más destacadas de la gestión del alcalde Nebot son el Malecón 2000, el Puerto Santa Ana y los parques acuáticos construidos en varios sectores de la ciudad que son destinos de recreación gratuitos. Guayaquil, con estos lugares, se convirtió en una ciudad bastante atractiva para el turismo”.

“Quedan pendientes el nuevo aeropuerto, que hace mucha falta a la ciudad; y una nueva terminal terrestre”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA