Caza de erratas, el buen ojo ortográfico, a concurso

La competencia organizada por la Asociación de Correctores del Ecuador llega a su sexta edición. Los aspirantes pueden enviar sus hallazgos hasta el 28 de junio

23 jun 2019 / 00:33

La foto muestra un camión en el que se lee “Esto ‘ce’ lo ‘devo’ a Cristo”. La frase está impresa en letras blancas. Además de demostrar que su dueño es un hombre de mucha fe, deja al descubierto un mal que aqueja a la patria desde tiempos remotos: la mala ortografía.

Los errores de redacción son plagas. Están en todos lados, desde vallas publicitarias hasta letreros hechos a mano, desde stickers en busetas hasta pancartas de plantones.

Hay verdaderas joyas: “’’Sebende’ es ‘tacasa’”, se lee en un letrero que inmortaliza patulecas letras rojas. “Solo por ser amable medisen el mujeriego”, reza la parte trasera de un bus, justo arriba de la placa. “Los personajes de la ‘Hera del ielo”, propone un circo en un cartel, en otra foto.

Por gracioso que parezca, estos errores son reales y han sido captados por aficionados del buen uso de la lengua española y que tomaron las riendas de hacerle justicia a la ortografía gracias a un concurso que este 2019 llega a su sexta edición, ‘Caza de erratas’, propuesto por la Asociación de Correctores del Ecuador’, que se constituyó como organización en 2011.

La competencia busca poner en evidencia a la organización, promover la limpieza y el cuidado del lenguaje escrito e instar a que todos entiendan que los textos que se exponen deben cuidar su composición.

Así lo resume el presidente de la asociación, Mauricio Alvarado-Dávila. “El concurso consiste en fotografiar errores que se encuentren en vallas publicitarias, letreros y demás plataformas”, añade.

De ediciones anteriores han salido perlas como: “aqui se vende fundas de hielo en cuvos”, “llin de mujer a 13 dolar” y otros tantos que se han hecho de los premios que ofrece la asociación para los ‘cazadores’.

En esta sexta edición, la Universidad de las Américas (UDLA) apoya la iniciativa y se convierte en la matriz que realizará la convocatoria.

Habrá tres categorías: empresarial e institucional, que mostrará fotos que pongan en evidencia faltas gramaticales o de ortografía de las vallas publicitarias, señalética, rótulos, letreros o cualquier leyenda expuesta en espacios públicos por parte de una empresa o institución, pública o privada; la popular, que corresponde a las imágenes fotográficas que expongan errores en letreros o publicidad escritos por personas naturales, colectivos de cualquier tipo o negocios pequeños; y estudiantil, que tomará en cuenta a los estudiantes de la carrera de Periodismo de la UDLA.

Las cuatro ediciones anteriores del concurso tenían una categoría única, la institucional, en la penúltima, se añadió la popular y en esta, a esas dos se agregó la estudiantil. “Es que es injusto meter en el mismo saco a instituciones y gente de a pie”, reconoce el presidente, un corrector con más de 20 años de trayectoria.

“Nos molestan los letreros institucionales mal escritos, pero en la categoría popular es un poco hasta risible hallar errores ortográficos, es una exposición pintoresca del ingenio y la ignorancia vista desde su más básico sentido”, comenta.

Coincide con él la expresidenta de la asociación, Andrea Torres. “La categoría popular siempre trae imágenes captadas en las periferias de la ciudad, donde es sumamente interesante la variación lingüística que se genera y que de alguna manera devela cómo el lenguaje popular se traslada directamente a la escritura”. En cuanto a las faltas institucionales, Torres considera que el poco cuidado que tienen las empresas en su ortografía daña la imagen corporativa.

Piedad Villavicencio, experta en lengua española, catedrática y miembro fundadora de la asociación, recalca que si bien las periferias son zonas donde se tienen menos conocimientos sobre el adecuado uso de la ortografía, los otros sectores más desarrollados no están exentos de las faltas.

Ella cree que esto deviene de vacío en la malla curricular de los centros educativos. “La buena ortografía debe afirmarse bien desde la escuela. Un estudiante con pocos conocimientos de normas ortográficas reflejará eso en su vida profesional y hará quedar mal a su compañía”, advierte.

Hace esta lectura porque como docente universitaria, nota que sus estudiantes desconocen reglas básicas, como que los monosílabos ya no se tildan. En este contexto, las redes sociales tampoco ayudan. “Han afectado el uso apropiado de la ortografía. Los usuarios abrevian como quieren y no tienen ningún cuidado al momento de escribir”, comenta.

Las ciudades donde mayor acogida ha tenido el concurso son Guayaquil y Quito. En el penúltimo hubo cerca de un centenar de participantes. Y usted, ¿se anima a cazar errores?

PREMIOS

Un Kindle valorado en $ 150 es el primer premio para el concurso de erratas. Para el segundo lugar habrá chompas, libros y talleres, y para el tercero, parlantes.

VOCES

Piedad Villavicencio

Experta en lengua española

Caza de erratas, el buen ojo ortográfico, a concurso

Por medio de este concurso se trata de hacer conciencia de la importancia de escribir de manera clara. La escritura es la carta de presentación de un
profesional.

Mauricio Alvarado-Dávila

Presidente de Acorte

Caza de erratas, el buen ojo ortográfico, a concurso

Corregir es un oficio que muy poco se visibiliza, pero constituye una labor de carpintería que no es menos importante que el resto de procesos por los que pasa un texto.

Andrea Torres

Expresidenta de Acorte

Caza de erratas, el buen ojo ortográfico, a concurso

Si eres desprolijo con tus textos, al rato de proyectar tu imagen pierdes credibilidad. En Guayaquil existe contaminación visual de vallas publicitarias llenas de errores.

PARA SABER

La condición

Podrá participar con una sola fotografía inédita cualquier persona de 15 años en adelante que resida en Ecuador.

La foto

Cada participante enviará una sola fotografía de 600 x 400 pixeles al correo electrónico acorte.ec@gmail.com, hasta este 28 de junio.

El correo

En el asunto se especificará: Caza de Erratas 6, y dentro: nombre y apellido del autor, número de cédula, edad, correo, teléfono y ocupación. Además, deberá explicarse, en 50 palabras cuál es el error y la dirección de la foto.

Precisiones

Las fotos no deben haber sido alteradas digitalmente. Los finalistas ceden a la Acorte los derechos de publicación de sus fotografías. No participan fotos de grafitis.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA