Jiménez habla de organizar a Guayaquil en diez zonas

Es una de las propuestas del candidato del movimiento CREO. Otra es el metro fluvial. Los analistas revisan estos planes.

16 mar 2019 / 00:01

Francisco Jiménez es el candidato con el que el movimiento CREO intenta llegar a la alcaldía de Guayaquil en estas elecciones. Sus propuestas de campaña plantean desde una nueva organización administrativa de la ciudad (en 10 zonas), o la implementación del metro fluvial, hasta imponer un rol diferente a la Policía Metropolitana.

Son varios de una serie de proyectos que el candidato aduce que no provienen del escritorio de ningún consultor, sino de “recorrer, caminar y escuchar a la gente”. También habla del tipo de administrador de la ciudad que no quiere ser: “un alcalde que mal utilice los recursos de sus conciudadanos”.

En esa línea, considera como parte medular de su posible administración dividir a Guayaquil en 10 zonas y establecer en cada una de ellas una especie de subsede municipal desde donde se definan obras y se entreguen los servicios de la Municipalidad. Dice que en menos de seis meses esta propuesta se hará efectiva. Que no requerirá contratar más personal. Que los 4.097 funcionarios que en este momento se concentran en el edificio principal serán delegados a estas unidades municipales.

Acerca de los edificios donde estas subsedes funcionarían, anuncia que ocupará inmuebles desocupados, que firmará comodatos con sus dueños y que hasta las estructuras de la red de centros comunales Zumar servirán para cumplir su objetivo.

Así, dice, se asegurará de “hacer llegar la obra a todos y cada uno de los sectores de la ciudad”.

Desde el lado de la academia, esta propuesta tiene sus pros y sus contras. Natalie Wong Chauvet, decana de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), considera que para los trámites del GAD podría representar cierto beneficio, “por cuanto estos se realizarían de manera más ágil”. Pero también reconoce que muchos de estos asuntos se resuelven o pueden resolverse mediante la plataforma en línea.

Mónica Solano de la Sala, consultora y catedrática de la Universidad Católica, afirma que de aplicarse lo de la división en zonas, sería una novedad en una ciudad en la que desde hace 30 o 40 años se habla de la necesidad de tener distritos metropolitanos. “En términos urbanos, la propuesta es buena. Habrá que ver cómo se resuelve en el tema administrativo y legal. Entiendo también que es una división zonal técnica, para que de esta forma siga en poder del alcalde la designación de los funcionarios que asuman la jefatura en estos lugares”.

Acerca de proyectar un nuevo rol para la Policía Metropolitana, para que en vez de estar detrás de los vendedores ambulantes, los uniformados se conviertan en elementos dedicados a la prevención de los delitos, Jiménez dice: “No les daré armas, pero los distribuiré hacia zonas más sensibles e inseguras”. Y para corregir la supuesta imagen negativa que tienen los agentes metropolitanos, plantea darle acceso a la mujer.

Sobre esto, Billy Navarrete, vocero del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), considera que no resulta apropiado. “Para la prevención y control de la seguridad está designada la Policía Nacional. Que tiene un entrenamiento adecuado. El metropolitano debe ser sensibilizado y capacitado para que sea un elemento que vele por la construcción de la paz en el espacio público”.

Otra propuesta del político es el metro fluvial. De acuerdo con su proyección, el sistema estará dotado de embarcaciones con dos motores que recorrerán el río Guayas desde el Guasmo hasta la terminal terrestre en 35 minutos. Es decir, habría “un ahorro de hasta 55 minutos en cada viaje”.

¿Es factible? Pablo Suárez, consultor vinculado a temas ambientales y proyectos hídricos, sí lo cree posible. “Históricamente el río fue un punto clave de conectividad hacia otros destinos”. Concuerda con Jiménez en que no se lo puede considerar de manera independiente. “Debe ser un elemento del conjunto de medios para el transporte público (metrovía y aerovía)”.

Datos

Personal

Francisco Eduardo Jiménez Sánchez tiene 47 años. Está casado con Brigitte Andrade. Son sus hijos: Francisco Xavier y Aitana. Su padre, Eduardo Jiménez Parra (+), fue dirigente de Barcelona S C.

Impuestos

De 2008 a 2009 declaró en total 6.191 dólares. Entre 2010 y 2018, anualmente, entre 9.983 y 7.202 dólares. El periodo de 2009 está en curso.

Denuncias

No registra ningún tipo de causa iniciada en su contra en el sistema judicial.

Educación y otros

Es abogado por la Universidad Católica y tiene una maestría en Economía Política del Desarrollo (The London School of

Economics). Se ha desempeñado como profesor (más de 15 años) en la Universidad Católica de Guayaquil y en la UEES. Ocupó también el cargo de gobernador del Guayas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA